Más noticias
Viernes 07 de Octubre de 2011

Comprobado en ratones

Científicos de Pennsylvania aseguran que si tomás té verde adelgazás. Eso sí, la cantidad que recomendaron garantiza largas estadías en el baño. Detalles del estudio.

El té verde puede convertirse en tu mejor aliado en la dieta, según científicos de la Universidad de Pennsylvania, que descubrieron que un compuesto de esta infusión, denominado epigallocatechin-3-gallate (EGCG), frena la ganancia de peso asociada a dietas altas en grasas.

Durante el estudio, los ratones obesos que fueron alimentados con una dieta rica en grasas y EGCG ganaron menos peso que el grupo de control que no recibió el suplemento de té verde, explica Joshua Lambert, autor del estudio que publica la revista Obesity.

Además de una menor ganancia de peso, los roedores que tomaron el té verde incrementaron en un 30 por ciento los lípidos en sus heces, lo que sugiere que el EGCG limita la absorción de grasas. «Esta sustancia del té verde disminuye la absorción de grasa y, además, mejora su utilización», explica Lambert, quien matiza que no hubo diferencia en la cantidad y el tipo de comida que ingirieron los ratones del estudio.

Una persona necesitaría beber diez tazas de té verde al día para que coincida con la cantidad de EGCG utilizada en la investigación, pero Lambert asegura que incluso una taza diaria puede ayudar a controlar el peso.

Comentarios