Más noticias
Domingo 13 de Noviembre de 2011

Comprobaron decenas de abusos en un hogar de niños en Córdoba

Las víctimas también habrían sido sometidas a trabajo infantil y agresiones de todo tipo. El hogar del padre Aguilera, fallecido en 2009, pende de un hilo.

Por años fue una de las instituciones más valoradas de la provincia de Córdoba. Sin embargo, la historia de La Casa del Niño -fundada en 1970, en la ciudad de Unquillo, por el padre Héctor Aguilera- cambió repentinamente cuando la Justicia comprobó que una veintena de chicos allí alojados fueron abusados sexualmente por adultos y adolescentes.

El padre Aguilera murió en agosto de 2009 pero los hechos datan de antes de esa fecha, si bien no hay prueba alguna de que el cura estuviera al tanto de los hechos. Según La Voz, el arzobispo de Córdoba, Carlos Ñáñez, y el ministro de Justicia, Luis Angulo, se reunieron con la titular de la Secretaría de Niñez, Adolescencia y Familia (Senaf), Raquel Krawchik, para tratar el tema.

Sometidos a cámaras Gesell, allí aparecieron las pruebas de abuso contra 7 niños y un adulto del hogar. Los chicos, de ambos sexos, tenían entre 4 y 16 años en el momento de los hechos y uno de ellos tiene retraso mental, lo mismo que el adulto. Otros tres que denunciaron la vejación esperan realizarse las pericias.

También hay un grupo de chicos que habrían sido violados pero cuyos padres no quieren hacer la denuncia y siguen viviendo con sus supuestos abusadores. Habría unos 10 con discapacidades que no podrían referir el hecho pero habrían sufrido los mismos abusos.

La Casa del Niño tiene varias dependencias en Unquillo y localidades cercanas, y cada casa es manejada por una mujer, a la que Aguilera decidió llamar “mamás”, algunas de las cuales llevan más de 20 años allí. Se mezclan en cada casa nenes y nenas, adolescentes con chicas de su edad, y algún niño vive en psiquiátricos para mayores.

Una de las mayores polémicas con la institución es que separa a los hermanos y obstaculiza el acercamiento de los chicos con sus familias de origen. La Justicia ya empezó a retirar a chicos en guarda judicial que se alojaban allí, y se llevarán a 86 chicos más.

Además de los abusos, otro problema detectado en el hogar tiene que ver con las sospechas de maltratos físicos y trabajo infantil. 

“Hace pocos días, la Casa del Niño pidió a los encargados de las casitas que se hicieran exámenes psicofísicos y llevaran certificados de antecedentes. Madres que tuvieron a sus hijos en el hogar acusan a un encargado de haber consumido cocaína delante de los chicos y a otro de haberse masturbado frente a ellos en la Traffic en que los llevaba al colegio”, añadió ese diario.

Comentarios