Deportes
Miércoles 03 de Agosto de 2016

Con la alegría de haber cumplido un sueño

Ayelén García regresó de Eslovaquia donde integró la selección argentina que participó del Mundial juvenil de balonmano. Con la humildad y la frescura de siempre compartió sus sensaciones. 

Recién llegada del Mundial, la sanrafaelina Ayelén García compartió sus sensaciones tras haber pintegrado la selección argentina en el certamen juvenil de balonmano que se llevó acabo en Eslovaquia.
“La verdad que los resultados no nos favorecieron ya que el objetivo era pasar a octavos. Perdimos dos partidos que eran accesibles (Eslovaquia y Egipto)”, señaló.
El debut en la competición fue contra el local (que se impuso 32 a 19), un momento muy especial para la jugadora sanrafaelina.
“Me sorprendió jugar como titular”, destacó Ayelén y agregó “Teníamos a todo el público en contra, eso más los nervios del debut y el viaje (tuvieron varias escalas hasta llegar a Bratislava) fueron decisivos”.
Momento emotivo
Antes de cada partido, algo habitual en un mundial, con ambas selecciones formadas se escuchan los himnos de cada país. Momento que, con el paso del tiempo, se ha convertido en algo muy especial sobre todo para el deportista argentino.
“Es lo mejor sin dudas, no se puede explicar con palabas, motiva mucho”, contó.
Grito sagrado
Contra Dinamarca en la segunda presentación del combinado albiceleste, García marcó su primer gol.
“Fue el único que metí en ese partido, pero la verdad en el momento no me di cuenta, creo que caí después (risas). Dinamarca fue el equipo que más me llamó la atención por su juego y el potencial que demuestra”.
La final de la Copa Presidente, último compromiso de Argentina en el Mundial, fue especial para la jugadora de Andes que señaló cinco goles.
“Creo que fue mi mejor partido o al menos en el que más suelta y cómoda me sentí”.
Balance
A la hora de la reflexión final, a nivel grupal, puntualizó: “Podríamos haber dado más porque no mostramos todo el potencial, pero la experiencia de haber jugado un Mundial es muy importante”.
Y en cuanto a lo personal, Ayelén subrayó: “Fue un sueño hecho realidad y lo disfruté muchísimo”.
Las próximas metas de la embajadora sanrafaelina son en 2017, con la categoría junior: el Panamericano en Bolivia y el Mundial en Hungría.
 

Comentarios