San Rafael
Jueves 19 de Mayo de 2016

Con polémicos argumentos, la Corte le redujo la condena al que acuchilló a un policía en la Comisaría 38

En una apelación le bajaron la condena de cuatro de prisión a un año, responsabilizando al uniformado por no saberse defender. Incluso la reducción fue más beneficiosa a la solicitada por el abogado defensor del condenado.

La Sala Segunda de la Suprema Corte de Justicia de Mendoza redujo la condena de cuatro años de prisión efectiva a un año en forma condicional a un hombre que acuchilló a un policía en el interior de la Comisaría 38 al argumentar, prácticamente, que la culpa la tuvo el uniformado al no saberse defender y relativizar la herida sufrida.
El polémico veredicto, con fecha del 5 de mayo, es de autoría del juez Omar Palermo (el mismo del fallo contra las prisiones preventivas que podía llegar a liberar a 800 presos en la provincia y que quedó suspendido mientras lo define la Corte nacional), con la adhesión de sus colegas Hernán Salvini y Mario Adaro.
La medida benefició a José Alberto Montaña, que había sido condenado el 15 de abril de 2015 por la Primera Cámara del Crimen de San Rafael a cuatro años de prisión en forma efectiva (a cumplir en la cárcel) como autor del delito de “lesiones graves dolosas agravadas por la condición del sujeto pasivo”.
Es que el 3 de agosto de 2014 a las 22 ingresó alcoholizado a la Comisaría 38 para reclamar en forma violenta por la detención de su hijo, increpó a una mujer policía, luego forcejeó con el efectivo Mario Gil que salió en defensa de su colega, forcejearon y el acusado lo apuñaló en el abdomen con un cuchillo de caza de 35 centímetros, tras lo cual el policía se intentó defender golpeando a su atacante con la cacha del arma.
El abogado defensor de Montaña, Daniel Sama, cuestionó la sentencia con un recurso de casación ante la Corte provincial y solicitó el cambio de calificación a lesiones graves culposas (es decir que no tuvo intención de provocarlas), con la alternativa de mantener la tipificación original pero aplicando el mínimo de la pena, es decir tres años de prisión en suspenso o de cumplimiento efectivo.
El procurador general (el fiscal de la Corte) Rodolfo González en su dictamen recomendó rechazar el recurso de la defensa del condenado.
La Corte igualmente aceptó el recurso (el dictamen del procurador no es vinculante) pero fue más allá de lo solicitado por el abogado defensor y bajó la pena a solamente un año de prisión en forma condicional (es decir no va a prisión y ordenó excarcelar a Montaña) al cambiar la tipificación por “lesiones leves agravadas por la condición del sujeto pasivo”.
Para ello el juez Palermo (que elaboró los argumentos) cuestionó los informes médicos que indicaban que el uniformado sufrió una incapacidad laboral de 40 días y fijó ese tiempo en no más de 30 días. Justamente ese es el límite para considerar las lesiones de leves a graves. Tampoco tuvo en cuenta que el policía declaró en el juicio que recién pudo volver a su trabajo, no del todo repuesto, cuatro meses después.
Pero sin dudas el pasaje más polémico señala que “no puede dejar de valorarse que una actuación profesional y eficiente de los funcionarios públicos, en ejercicio de la violencia estatal, pudo haber neutralizado el ataque de parte de José Montaña y los lesiones provocadas a Mario Gil. Es decir, la responsabilidad por el hecho que le cupo a la víctima –por no haber actuado profesionalmente en la neutralización del ataque- también debe valorarse disminuyendo el contenido injusto del delito”.
Y para rematar, argumentó que se compensa la culpa de atacante con “las numerosas lesiones que presentó el imputado producto de los intentos policiales de reducirlo”.

Comentarios