Policiales
Viernes 26 de Febrero de 2016

Con un ardid telefónico engañaron a una jubilada y le robaron $40.000

Es una nueva metodología que utilizan los delincuentes para engañar a personas de la tercera edad. En la nota los detalles y otros casos.

Una anciana de unos 80 años fue engañada por desconocidos que se comunicaron con ella y la convencieron para que entregara sus ahorros, cuyo valor ascendía a los $40.000 en efectivo.
La modalidad elegida consiste en un llamado teléfonico donde una mujer se hace pasar por la nieta o la sobrina de la víctima. La joven que llama suele conocer muchos detalles de la familia, entre ellos los nombres.
Luego le dice al anciano que los billetes que tiene guardados en su casa, sean dólares o pesos, deberán ser canjeados porque ya no tienen validez y que para que se concrete la operación se va a presentar en su domicilio un hombre que trabaja en una entidad bancaria que va a retirar la suma de dinero. 
La persona que llama convence a la víctima y le pide su autorización para retirarle el dinero. Pero el engaño no termina acá, porque muchas de las víctimas intentan corroborar los datos y vuelven a caer en la trampa. 
Es que el emisor de la llamada que se realiza siempre desde un celular a un teléfono fijo no corta el servicio y se mantiene a la espera sin colgar el teléfono. Cuando el jubilado cuelga su teléfono de línea e intenta marcar otro número para constatar la información brindada se redirecciona la llamada hacia el celular que inició el contacto. 
En ese instante la persona que no cortó el celular recibe la llamada de la víctima aunque esta haya marcado otro número. El artilugio fue comprobado por los investigadores, que hicieron la prueba repitiendo esta metodología de no cortar el llamado del celular para mantener la conexión aunque el teléfono fijo haya cortado la comunicación. 
Esta trampa se repitió la semana pasada cuando un hombre mayor recibió la llamada y se dio cuenta de la estafa. Sin embargo el año pasado otro jubilado cayó en el engaño y entregó 7.000 dólares que nunca volvió a ver. 
En este escenario, el titular de la División de Investigaciones Sur, Eduardo Algaba, señaló que "debemos poner en alerta a los ancianos para que esta modalidad no se repita" y agregó que "lo curioso es que los delincuentes manejan datos muy precisos del entorno familiar de las víctimas y por eso en algunas ocasiones tienen éxito". 

Comentarios