Más noticias
Lunes 09 de Febrero de 2015

Con un "besazo" se inicia la previa del carnaval que pondrá a danzar a un país

Las escolas do samba comienzan a cubrir de música y color las calles de Río de Janeiro con las propuestas más sorprendentes. Unas 500.000 personas participaron del “besazo”.

Las comparsas musicales han vuelto a arrastrar ayer a miles de personas a las calles de Río de Janeiro en la antesala del carnaval, que a partir del viernes paralizará Brasil durante cinco días. Desde primera hora de la mañana, cariocas y turistas se han dejado llevar por el ritmo de los blocos, las comparsas encabezadas por orquestas que desfilan por las calles.

En ese marco, en el centro de la ciudad, unas 500 mil personas participaron de un “besazo” lanzado por la cantante Preta Gil, hija del también músico Gilberto Gil, para que las parejas se besaran todas al mismo tiempo.

Desde lo alto de un “trío eléctrico” —los típicos palcos móviles que animan los desfiles callejeros—, la cantante desafió al público, en su mayoría ataviado con divertidos disfraces, a realizar el mayor “besazo” que se haya visto.

Parejas ya formadas, otras casuales, algunas de desconocidos, adhirieron rápidamente a la consigna y se besaron apasionadamente ante decenas de cámaras de televisión y las miradas asombradas de los transeúntes.

Los besos con desconocidos y con muchas personas en cada desfile son una práctica típica del Carnaval brasileño, a tal punto que algunas alcaldías recomiendan el uso de sprays antisépticos para que quienes vayan a besarse se desinfecten la boca antes de hacerlo.

El desfile de la comparsa de Preta Gil agitó el centro de Río durante casi cuatro horas continuas de música, en las que la artista carioca mezcló diversos géneros musicales típicos de carnaval, como el axé con otros como el funk y el pop.

El multitudinario desfile fue solo uno de los varios que se registraron este fin de semana no solo en Río, sino en decenas de cidades del país, en lo que se toma como una previa del carnaval, un festejo que el país no limita a los fastuosos desfiles de las escolas do samba, sino que vive durante varios días en fiestas dionisíacas, bailes callejeros y celebraciones domésticas.

El Rey Momo recibirá las llaves de Río de Janerio el viernes en un acto simbólico que determina que hasta el martes siguiente “todo está permitido”.

Los desfiles en el famoso sambódromo de Río de Janeiro, en los que participan las agrupaciones de élite del carnaval carioca, se realizarán el domingo 15 y el lunes 16.

Los festejos callejeros se extienden hasta el Miércoles de Cenizas e incluso, como en Salvador de Bahía, hasta fines de febrero.

 

Comentarios