Martes 05 de Julio de 2016

Condenaron a un reincidente a 6 años y 8 meses por abusar de sus hijastras

Una de las víctimas cambió su declaración y la carátula pasó de abuso agravado por acceso carnal a abuso simple. La Fiscalía había solicitado 10 años de prisión. 

Un hombre de 52 años (no se brinda el nombre para proteger la identidad de las menores involucradas) fue condenado este lunes a 6 años y 8 meses de cárcel por abuso simple agravado por la situación de convivencia con sus hijastras menores y coacción agravada. 
Es que una de las víctimas que denunció haber sido ultrajada con acceso carnal se desdijo durante el juicio que comenzó la semana pasada y finalizó este lunes. 
Como consecuencia del testimonio cambió la carátula de una de las causas que en principio era "abuso sexual con acceso carnal por el aprovechamiento de la situación de convivencia preexistente y reiterado delito continuado" contra una de las menores y mantuvieron las otras dos por abuso sexual simple y coacción agravada.  
Es así que al hombre se lo juzgó en dos causas por abuso sexual agravado por el aprovechamiento de la situación de convivencia preexistente contra sus dos hijastras y coacción agravada contra ellas y su madre.
Además el acusado tenía un antecedente de una condena a 8 años de prisión por abuso en la ciudad de Neuquén. Fue juzgado por un hecho similar entre el 2003 y 2005 por abusar de la hija de su ex pareja.
Con estos antecedentes y el cambio de carátula, el fiscal Norberto Jamsech solicitó una pena de 10 años de prisión efectiva, en cambio el tribunal de la Primera Cámara del Crimen compuesto por Rodolfo Luque, Julio Bittar y Ariel Hernández lo condenó a 6 años y 8 meses de prisión. 
El hombre, que ya cumplió un año en la cárcel, fue trasladado al Penal donde seguirá preso. 
Los hechos
Los abusos comenzaron en 2013 en la casa que compartía la pareja. Allí, el hombre aprovechó la ausencia de su mujer que todas las mañanas iba a la escuela donde trabaja como docente.
Según consta en el expediente, el acusado comenzó con charlas relacionadas con temas sexuales y le habría dicho a la menor de las hermanas que “no iba a tener dolor cuando tuviera sexo con un hombre”.
Así empezaron los manoseos en la vagina de la joven hasta que, según la víctima, “hubo acceso carnal”. Fueron dos años de abusos no sólo con la menor de las hermanas sino también con la de 16 que se enteró de esta situación y también sufrió las consecuencias.
Es que el hombre, muy hábil con las palabras, la convenció para que se prestara al manoseo pero esta vez sin acceso carnal.
La excusa del abusador era siempre  la misma, “te voy a preparar para que no haya dolor cuando tengas sexo con un hombre”. Fueron dos años de terror hasta que las hermanas se decidieron y lo enfrentaron delante de su mamá.

Comentarios