San Rafael
Viernes 17 de Junio de 2016

Condenaron a una familia completa que se dedicaba a vender drogas

Los miembros de esta “pyme familiar narco” desbaratada en 2014 fueron sentenciados este jueves en un juicio federal. Los jueces también ordenaron investigar cómo operaban desde la cárcel algunos de sus miembros. Fotos.

El Tribunal Oral Federal Nº2 de Mendoza condenó a una banda familiar que se dedicaba a traer y vender drogas en San Rafael. Había sido desbaratada y detenidos sus miembros por la Policía Federal en mayo de 2014. Incluso uno de ellos operaba desde la cárcel.
Los jueces Héctor Cortés, Fátima Ruiz López y Oscar Hergott condenaron a 7 años de prisión, más una multa de 25 mil pesos, a Julio Ángel Cruz (52), su hija Paola Noemí Cruz (32) y a Verónica Alejandra Carrera (27).
Además, aplicaron 6 años y 10 meses de cárcel y multa de 25 mil pesos a Graciela Noemí Albarracín (52), ex esposa de Julio Cruz, y al brasilero Diego Armando Farías (29).
En tanto que recibieron penas de 6 años y 6 meses e igual multa los hermanos Ángel Marcelo (30) y Julio Gonzalo Cruz (29).
Todos considerados coautores del delito de “comercio de estupefacientes” agravado por cometerse por más de tres personas, excepto Verónica Carrera encontraba responsable de “transporte y comercio de estupefacientes” con el mismo agravante, ya que se la atrapó en la terminal de ómnibus cuando llegaba con droga.
Zafaron de ir a la cárcel Adriana Carina Gramajo (32), condenada a 3 años de prisión en suspenso y multa de 12.500 pesos por “comercio de estupefacientes” agravado en calidad de partícipe secundaria; y Daniel Antonio Sáez (26), al ser absuelto por falta de acusación de la fiscal.
La mujer deberá cumplir una serie de requisitos en los próximos 3 años para no ir a prisión como realizar tareas no remuneradas en el hospital Schestakow, terminar el secundario, y no consumir dogas y no abusar de bebidas alcohólicas.
Además, el tribunal ordenó iniciar una investigación “por las irregularidades denunciadas en la audiencia respecto a que en la unidad penal de la ciudad de San Rafael los imputados se comunicaban por teléfonos celulares desde la cárcel y comercializaban estupefacientes”, según el punto 13 de la sentencia.
Una “pyme familiar” de la droga
Esta banda, que actuaba como un verdadero “emprendimiento familiar narco” y donde cada uno tenía una función, cayó el 20 de mayo de 2014 en un amplio operativo realizado por la delegación San Rafael de la Policía Federal luego de un año de paciente investigación.
Era liderada por Julio Ángel Cruz, apodado “El Chipica”, secundado por su ahora ex esposa, e integrada por sus tres hijos y las parejas de estos.
En ese marco secuestraron 2 kilos 610 gramos de marihuana, 1 kilo 197 gramos de cocaína, cinco balanzas, 17 teléfonos, chips telefónicos, dos revólveres, dos vehículos y 15.500 pesos en efectivo.
El procedimiento se disparó con la detención en la terminal de Verónica Carrera, alias “La Vero”, cuando volvía en colectivo de la ciudad de Mendoza con marihuana y cocaína. También detuvieron a un hombre.
A partir de ahí el Juzgado Federal local ordenó cuatro allanamientos en distintas viviendas de Pueblo Diamante, donde arrestaron a cinco personas más, y en dos celdas de la Cárcel de San Rafael, donde estaba alojada la hija del “Chipica” y su novio, a los que se les secuestró un chip telefónico a cada uno. Se cree desde allí la mujer hacía de nexo de los lugares de compra de la droga.
La banda compraba la droga en la capital de la provincia, tenía como base sus viviendas de Pueblo Diamante, pero también hacían reparto por la ciudad con los vehículos secuestrados, en una especie de “delivery”.
Por José Luis Salas

Comentarios