Política
Miércoles 27 de Abril de 2016

Confirman el procesamiento de Aníbal y otros ex funcionarios

Plan qunita. Lo decidieron los integrantes de la Sala II de la Cámara Federal en el marco de la causa en la que se investigan sobreprecios.

La Cámara Federal porteña confirmó los procesamientos sin prisión preventiva de los ex funcionarios kirchneristas Aníbal Fernández y Daniel Gollán, además de siete proveedores del Estado, por supuesto fraude en el Plan Qunita, que consistía en el otorgamiento oficial de kits maternales para mujeres embarazadas.

La Sala II del tribunal de alzada ratificó también los embargos contra el ex jefe de Gabinete y los otros procesados, excepto Gollán, quien no había apelado la caución, hasta cubrir la suma de 440 millones de pesos.

Los delitos en los que supuestamente incurrieron los procesados, según los camaristas, fueron "fraude en perjuicio de la administración pública", "abuso de autoridad" y "violación de los deberes de funcionario público".

En cambio, la Cámara revocó por falta de mérito los procesamientos del ex ministro de Salud y actual gobernador de Tucumán, Juan Manzur, más otros cuatro proveedores del Estado que en primera instancia había dictado el juez federal Claudio Bonadio.

Para los camaristas Horacio Cattani, Martín Irurzun y Eduardo Farah, en las pruebas reunidas en la investigación "demuestran la importante desventaja patrimonial en que se hizo incurrir al Estado en la licitación" del Plan Qunita, que fue presentado en julio pasado por la entonces presidenta Cristina Kirchner.

"El panorama fáctico planteado en el sumario corrobora, en esta etapa, que el proceso de licitación y adjudicación estuvo plagado de irregularidades con el fin de obtener un beneficio económico, perjudicando con ese proceder las arcas públicas", fallaron los camaristas.

Los jueces sostuvieron que "se encuentra probado que Gollán (en su carácter de secretario de Salud Comunitaria, primero, y luego como ministro de Salud de la Nación) estuvo a cargo de la gestión y control de la totalidad de la licitación".

Sobre Fernández, indicaron que "convalidó con su firma todo lo actuado en el proceso licitatorio al tomar la intervención que le asigna la normativa específica". Además, resaltaron que en el análisis de la licitación se abstuvo de "formular las objeciones que el caso claramente exhibía".

De las empresas proveedoras, subrayaron que "no registraban antecedentes vinculados con los productos licitados sino que, por el contrario, tenían objetos sociales relacionados a los rubros de la construcción, gráfico, informático o inmobiliario, entre otros, y presentaban un volumen comercial muy por debajo de los montos de la licitación".

En febrero, Bonadio procesó a Fernández y a los otros acusados por supuesto "direccionamiento" de la licitación del programa y el pago de "importantes sobreprecios".

Arranque. El Plan Qunita fue presentado por la ex presidenta el 16 de julio en Tecnópolis y consistió en la distribución de unos 150 mil kits para bebés que habrían costado al Estado unos 1.100 millones de pesos. Pero, al poco tiempo, fue denunciado por supuestas irregularidades.

Las empresas ganadoras de la licitación fueron Fasano SRL, Grupo Diela SRL, Compañía Comercial Narciso SRL, Fibromad SA, Delta Obras y Proyectos SA y Dromotech SA.

Como "dato de color" en su fallo, Bonadio resaltó "el precio estimado" por la presidenta "Cristina Fernández de Kirchner" al anunciar el plan. Al respecto, recordó que ella dijo: "Todo esto junto no cuesta 11 mil pesos, puedo dar fe de que no, cuesta mucho más. Yo, que estoy comprando cosas, no sale eso, sale más".

Mediante el plan el Estado otorgó un kit maternal a mujeres que perciben la asignación universal por embarazo (AUE): cuna, sábanas, toallas, ropa de bebé, un chupete, un mordillo, un termómetro digital, cremas y otros elementos para los recién nacidos.

La sociedad Fasano SRL, principal adjudicataria de la licitación, según destapó en su momento el sitio web Eliminando Variables, se dedicaba a los negocios inmobiliarios y en 2014 habría tenido una facturación de sólo 6 mil pesos.

Un programa derogado

El gobierno nacional derogó el jueves pasado el Plan Qunita por los riesgos y la “peligrosidad” de algunos elementos que se entregaban en el kit, según un informe solicitado por la Subsecretaría de Salud Comunitaria, Maternidad e Infancia. El informe advirtió que las bolsas de dormir de las cunas son “muy riesgosas ya que el bebé puede patinar hacia adentro y cubrir su cara y cabeza con riesgos de accidentes y sofocación mecánica”.

Comentarios