Jueves 28 de Julio de 2016

Conflicto por el Atuel: "La solución viene por las obras que hacen falta en la región"

Lo dijo el especialista en temas hídricos, Marcelo Romano, que consideró positivo partes del dictámen de relatores de la ONU (que no es vinculante) porque pide que intervenga la Nación. "No hay que olvidar que el fallo (de 1987) también nos reconoce las 75 mil hectáreas que tenemos que irrigar los mendocinos”, aseveró.

El poder de lobby pampeano le echó un poco más de leña al fuego y avivó aún más el conflicto que mantiene con Mendoza por el uso de las aguas del Río Atuel.
Consultores de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) emitieron un dictamen en el que favorece la postura de la vecina provincia. El informe fue elaborado por Léo Heller (Brasil) y Hilal Elver (Turquía), integrantes de los Procedimientos Especiales del Consejo de Derechos Humanos.
Marcelo Romano, abogado y especialista en materia hídrica, eligió ver el vaso medio lleno y en su opinión, la nueva voz que se escuchó tiene algunos elementos para tener en cuenta porque instan a que se encuentre una “solución definitiva” al problema y apuntan principalmente a la participación de la Casa Rosada.
“Rescato del dictamen la opinión de Heller, no así la de su compañera de Turquía, porque marca dos cosas que son muy importantes. Por un lado es la primera vez que se le dice a la Nación que es la responsable primaria de este entuerto y que está obligada a terminar con el conflicto” y para eso “la solución viene por las obras que hacen falta en la región. Es un aspecto muy importante porque mete a esa persona jurídica, la Nación, que estuvo ausente. Y en segundo término (Heller) exhorta a que se cumpla el fallo de la Corte de 1987 que si bien dice que el río es interprovincial, no hay que olvidar que el fallo también nos reconoce las 75 mil hectáreas que tenemos que irrigar los mendocinos”.
En medio de las repercusiones que generó el dictamen de los especialistas de la ONU, el intendente Walther Marcolini salió al cruce y aseguró que “es un dictamen que agrega más letra a un conflicto que se viene dilatando en el tiempo para su resolución definitiva y da respuesta a un lobby que hace La Pampa, pero lo importante para nosotros es que ese dictamen no es vinculante y no forma parte del juicio que se está llevando adelante en la Corte Suprema”.
El jefe comunal alvearense no se calló nada y consideró que “la ONU no ha tenido toda la información adecuada para resolver en el tema, producto que nunca se le informó que hay un acueducto, desde Punta de Agua (distrito de San Rafael) a Santa Isabel que brinda agua para una población de 6.000 habitantes a donde hay una población de 2.800, con lo cual está garantizado el acceso a un derecho básico y universal como lo es el agua, agua de altísima calidad porque es mineral y también la terminan consumiendo los animales; hay un derroche de agua en eso.”
Para Romano es preciso retomar la senda de trabajo que mantuvieron Mendoza y La Pampa hasta que apareció el convenio que firmó el gobernador Celso Jaque en 2008.
“En 2006 se hizo una cuerdo que implicaba recuperar 10 metros cúbicos por segundo, impermeabilizando la red primaria, un acueducto desde Carmensa hacia La Pampa y estación de medición de caudales entre otras obras. Lo importante es que el 50% lo ponía la Nación y el resto entre las provincias. Era tan importante porque íbamos a terminar con el conflicto. Pero aparece la figura de Jaque, que tiene una responsabilidad histórica en este conflicto y firmó un convenio traicionando a los regantes, fue torpe e irresponsable. Se obligaba a pasar una escorrentía permanente pero sin hacer una sola obra. Cuando la Legislatura rechazó el convenio, automáticamente La Pampa nos demandó. Fue nefasto ese convenio”, afirmó el letrado.
Sin obras no hay agua que sea suficiente para nadie
Un tema recurrente cada vez que se menciona el conflicto por el uso de las aguas del río Atuel es la construcción de la presa Portezuelo del Viento que permitiría concretar el trasvase de aguas del río Grande al Atuel. 
En 2007 la provincia gobernada por Julio Cobos firmó un acuerdo con el ex presidente Néstor Kirchner en el que Mendoza desistía de continuar con el juicio de la promoción industrial y la Casa Rosada otorgaba en compensación la tan ansiada obra. El convenio era tan específico que estimaba plazos para la ejecución (entre 2007 y 2013) y estaba hasta el detalle del desembolso de fondos. 
“Pasó Celso Jaque, Francisco Pérez y Cobos (vicepresidente), ninguno hizo nada para que tengamos la obra. Por eso repito en que es importante que los especialistas de la ONU le digan a la Nación que terminen con el conflicto porque la Nación nos está debiendo y el gobierno de Alfredo Cornejo tiene que ponerse firme y pedir que construyan la presa o iniciar la demanda”, sostuvo Marcelo Romano.
El intendente Walther Marcolini insistió también en una “política pública que sirva tanto a la Nación como a las provincias, y eso es precisamente hacer el aprovechamiento de aguas que hoy se pierden, son los 34 metros cúbicos por segundo del río Grande que le corresponden a Mendoza.
Históricamente, Mendoza luchó para ganarle al desierto
El abogado Marcelo Romano refutó parte del informe de la ONU utilizando los mismos argumentos que están en el escrito.
“La respuesta puede ser confusa pero simple, si hablamos de derechos humanos, las mismas causas que esgrimen los pampeanos  y por las que nos pueden quitar el agua son las mismas  por las que no nos pueden sacar el agua. Si hablamos de derechos humanos, tenemos un asentamiento ancestral, de más de un siglo y medio. Gente que se asentó, luchó contra el desierto, modificaron el terreno, ganaron espacios”, indicó.
El autor del libro digital “Lamento del Atuel” y actual diputado provincial Gustavo Villegas no se mostró sorprendido por el informe de la ONU porque “los pampeanos van por cuanto organismo los reciba y sobre todo les dé la razón”, dijo y acto seguido se sumó a la opinión de Romano: “en el juicio en la Corte van a tener que demostrar todo lo que afirman y ya que hablan de la construcción del dique El Nihuil como algo perjudicial para ellos, antes tampoco tenían agricultura (oeste pampeano), no tenían nada”.

Comentarios