Política
Jueves 15 de Septiembre de 2011

Conflicto vendimial: candidatos criticaron a Jaque y consideraron que el diálogo es la solución

Francisco Pérez (PJ), Roberto Iglesias (UCR) y Luis Rosales (PD) confían en que hay otras vías de solución a la propuesta por el Gobierno, que es no contratar a ningulo de los 700 artistas que actuaron en la edición pasada de la Fiesta y que suspendió las dos repeticiones.

Por Gema Gallardo
ggallardo@diariouno.net.ar

Los tres candidatos con más chances de llegar a la gobernación de la provincia desautorizaron la decisión de Celso Jaque sobre el conflicto con los 700 artistas de Vendimia y su postura de no volver a contratarlos.

Así, tanto el justicialista Francisco Paco Peréz, el radical Roberto Iglesias y el demócrata Luis Rosales confiaron en que hay otras vías de solución de la disputa.

Y es que la amenaza que lanzó el Gobierno en marzo y que fue ratificada por el secretario de Cultura, Ricardo Scollo, en una nota que publicó Diario UNO este miércoles, desató una gran controversia en el ambiente artístico y político. Por ello, los tres candidatos, con matices distintos pero con miras de una solución con final feliz, comentaron sus posturas al respecto.

“Lo que los artistas reclaman hoy tiene que ver con una mesa de diálogo y como ya les anticipé en distintas reuniones, si yo llego a ser el gobernador de Mendoza, vamos a tratar de conciliar y de llegar a un acuerdo con ellos. Voy a articular políticas de consenso y de diálogo entre los ciudadanos, los artistas y el Estado”, expresó Pérez, tratando de animar a quienes ven peligrar su posible participación en la Vendimia de 2012.

El justicialista agregó: “Ya hablé con los hacedores y les dije que creo necesario que la gran fiesta de los mendocinos se maneje autárquica. Es decir, es necesario separarla de Cultura y también me parece prudente trabajar en un ballet provincial estable para la Vendimia”.


Con crisis, igual se hizo la fiesta
Por su lado, Iglesias se mostró enojado con esta situación y expresó que le enviarán a Scollo una carta para exigirle que no avance en nada que esté relacionado con el conflicto. “Ya nos arruinaron una Vendimia y no queremos que nos arruinen otra. Queremos que se abstengan de tomar cualquier decisión, tanto él como el gobernador. Lo que ocurrió este año fue la síntesis que demuestra la ineficiencia de Jaque en muchas áreas”, aseveró el radical.

Mientras, Mariana Juri, quien integra el equipo de campaña de Iglesias, explicó que están trabajando con un equipo de legales para evaluar la situación de cada uno de los 700 artistas porque hay una normativa estatal que impide a un proveedor que esté en litigio presentarse a una convocatoria gubernamental. “Estamos analizando caso por caso porque estamos seguros de que no todos los artistas están en las mismas condiciones. Sabemos que hay muchos que querían salir a escena y no los dejaron... Además, les pedimos a los gobernantes que no toquen el dinero, que no se les pagó a los artistas por las tres noches, hasta que se resuelva el conflicto”, dijo Juri, quien agregó: “Cuando Iglesias fue gobernador y en plena crisis la fiesta se realizó igual, mientras los festivales de todo el país se suspendían”.


Medidas tajantes
Para el demócrata Luis Rosales, hay que tomar medidas ejemplares para que las cosas se hagan bien. “Al bailarín, al actor, al músico de Vendimia se lo debe tratar como se merece... Lo que ocurrió en marzo fue un verdadero papelón y seguro hay culpas compartidas, pero esto no puede volver a ocurrir. La Vendimia es una especie de misa grande, es mucho más que una fiesta. Es sagrado para el mendocino y no se la puede maltratar”.
Y párrafo seguido se lamentó por las consecuencias a nivel turístico que el conflicto puede traer aparejado. “Nunca hay que permitir que la sangre llegue al río. Este tema se está tratando en todos los medios nacionales y puede aparejar graves consecuencias. Durante muchos años, yo he traído como invitados a famosos de Buenos Aires y desde hace dos años, me preguntan si los invito a la Vendimia de Mendoza o a San Juan. Cuidado con este tema porque después nos quejamos de que las provincias cercanas nos quitan participación”, concluyó Rosales.


Desconcertados
Los responsables de las diferentes asociaciones de artistas mendocinos se mostraron desilusionados ante la decisión manifestada por el secretario de Cultura.

Tanto los actores como bailarines consultados comentaron que durante estos meses han insistido en reanudar el diálogo para llegar a una rápida resolución del problema y comenzar a trabajar en los foros de cara al 2012.

“Nos estamos desayunando con esta noticia. Nosotros mandamos notas donde solicitábamos la apertura de los foros y del diálogo, que fue cerrado por el propio Gobierno. La suspensión de la fiesta no la decidieron los artistas, la tomó el propio Gobierno y nos preocupa que en plena democracia se haga una lista negra de gente que reclamó por sus derechos en una asamblea”, comentó Sara Verón, de la Asociación de Bailarines y dijo que hace 15 días se reunieron con Paco Pérez para pedirle que se abriera el diálogo entre las partes teniendo en cuenta que él había formado parte del Gabinete de Jaque.

Rolando Moscardelli, de la Asociación Mendocina de Actores, dijo: “Esto es una provocación. Nosotros hemos seguido todas las normas legales y hemos apelado a la buena voluntad, aunque no nos extraña viniendo de Scollo, porque ya desde el año pasado se manejó con poca transparencia cuando se presentaron las propuestas”.

Desde el Movimiento Independiente de Músicos de Mendoza contaron que hoy se reunirán para ver en qué condiciones deja esta disposición a los 16 músicos que participaron de Los rostros de la Vendimia, que dirigió Walter Neira.

En tanto, el abogado Alexis Barraza, uno de los letrados que representa a los artistas, manifestó que trataron de evitar la judicialización porque los hacedores estuvieron siempre dispuestos al diálogo. También expresó que se están reuniendo para evaluar cómo continuarán con las acciones, pero adelantó que si el gobernador sigue firme en su postura, lo denunciarán por discriminación ante las entidades internacionales que defienden los derechos de los trabajadores.
 

Comentarios