Más noticias
Viernes 09 de Septiembre de 2011

Confundieron un aneurisma con una borrachera y le sacaron la custodia de su hijo

La policía encontró a una mujer inglesa tirada en el suelo junto a su hijo, de menos de cinco años. Los agentes pensaron que la joven estaba ebria y decidieron enviar al menor a un centro de asistencia. Tiempo después se supo que había sufrido una afección cerebral.

Pasaron los siguientes ocho meses separados pero ahora esta madre británica y su hijo pequeño ya pueden estar de nuevo juntos.

El calvario de esta joven, que permanece en anonimato por razones legales, empezó el pasado mes de diciembre, según publica el diario Daily Mail.

Un día varios agentes encontraron a la madre tirada en el suelo acompañada por su hijo que no tenía ninguna prenda de abrigo para resguardarse del mal tiempo.

La policía pensó que la chica estaba borracha, ya que, según declararon los agentes, vieron que tenía los ojos vidriosos y no podía articular palabra ni caminar.

Así, decidieron acompañar al menor hasta un centro público donde lo albergaran, donde permaneció los últimos ocho meses.

Días después del incidente, la joven tuvo que ser intervenida en el hospital ya que lo que en realidad había sufrido era un aneurisma cerebral.

Ahora, la chica se recupera satisfactoriamente y pudo recuperar a su pequeño. "Ha sido un infierno. Los últimos meses han sido una lucha continua. Sin embargo, ahora ya podemos seguir adelante con nuestras vidas", relató.

Comentarios