Martes 10 de Enero de 2017

Conmoción y temor entre la comunidad boliviana por los casos de abuso sexual a tres niñas

Por el hecho hay un hombre de 75 años imputado que está en la Cárcel. Piden que no le otorguen la prisión domiciliaria. Una vecina señaló que uno de los hijos del acusado amenazó a varias personas.

El caso del anciano de 75 años, Enrique Morucci, de nacionalidad boliviana, que abusó sexualmente de tres niñas de 8, 9 y 10 años ha conmocionado a los integrantes de la comunidad boliviana y a los vecinos que trabajan y viven en las inmediaciones de los hornos de ladrillo ubicados sobre Ruta 143 y Línea Ancha.

Es que Morucci imputado por estos tres delitos ya tendría antecedentes que datan del 2008 cuando intentó propasarse con una nena de 7 años a la que tentó con caramelos para que ingresara a su vivienda.
El mismo ardid que utilizó con las niñas que habrían sido abusadas y que una madre de ellas denunció cuando una sobrina le comentó que "la niña no quería ir de compras y pasar por la casa de ese viejo porque era un violador".
Es que esta sobrina que viajó de Mendoza se juntó con su primita de 8 años que le contó lo que este hombre hacía con ella y otras dos chiquitas de 9 y 10 años.
A partir de la denuncia efectuada los primeros días de enero, el juez Pablo Peñasco, titular del Primer Juzgado de Instrucción, ordenó la detención de Morucci que quedó alojado un par de días en la Comisaría 42 de Salto de las Rosas. Luego lo mandó a llamar a indagatoria y lo imputó por "abuso sexual gravemente ultrajante en concurso real con abuso sexual en varios hechos independientes".
El magistrado tras una serie de exámenes que se le hicieron al imputado resolvió alojarlo en la Cárcel local y evitar así un probable linchamiento.El hombre quedó detenido en el pabellón 2 junto a otros condenados por abuso.
En este complicado escenario una vecina, Mirtha Gonzalez, recordó que "Morucci tiene antecedentes como abusador, en el 2008 intentó abusar de mi hija y en el 2009 habría intentado hacer lo mismo con otra niña".
Según Mirtha, "la esposa de Morucci le dijo que el hombre sufría depresiones" y agregó que "vaya uno a saber cuantos abusos cometió ya que todos tenían miedo de denunciarlo".
Es que hay muchas familias que trabajan para los hornos de ladrillo que maneja uno de los hijos de Morucci quien ya habría amenazado a algunas mujeres para que no sigan hablando.
También habló la mamá de una de las niñas abusada que tildó al hombre de "viejo cochino" y dijo que "le arruinó la vida a mi única hija". La madre que no quiso brindar su identidad por pudor y por miedo reclamó que "a este malnacido no le den la prisión domiciliaria. Que pague en la Cárcel lo que hizo".
Además advirtió que "muchos le tienen jurada la vida a Morucci" y mencionó que "sería un peligro que este hombre vuelva a los hornos porque tiene una conducta que se puede volver a repetir".
Lo cierto es que a Morucci se le imputan tres hechos aberrantes que ocurrieron en su casa cuando el hombre engañó a las pequeñas ofreciéndoles caramelos.
Allí las habría manoseado y por lo menos en uno de los casos habría ultrajado a una de ellas, señaló una alta fuente policial.
Por ahora, mientras dure la instrucción y hasta que se fije la audiencia de procesamiento, Morucci permanecerá en la Cárcel y no gozará del beneficio de la prisión domiciliaria que se le otorga a los hombres con su edad.

Comentarios