Primicias
Lunes 21 de Noviembre de 2011

Contra las Cuerdas va por el Emmy

Esta noche tendrá lugar la 39° edición de los premios Emmy Internacional en el Hotel Hilton de Nueva York. Contra las Cuerdas está nominada entre las cuatros mejores novelas de la televisión mundial.

Fue seleccionada entre cientos de postulantes procedentes de 61 países y comparte su nominación con otras tres producciones provenientes de Brasil, Portugal y Filipinas según el jurado conformado por más de 800 personalidades de la televisión internacional.

El sábado se celebró la ceremonia de entrega de medallas a los nominados. Personalmente el presidente y director de la Academia Internacional de Televisión, Artes y Ciencias de los Estados Unidos, Bruce L. Paisner, entregó en el hotel Sofitel de Nueva York las condecoraciones a los 80 nominados en los distintos rubros provenientes de distintas partes del mundo.
 
Entre quienes recibieron la distinción estuvieron los responsables de Contra las Cuerdas, Claudio Villarruel y Bernarda Llorente directores de ON TV, quienes viajaron junto a Tristán Bauer, titular de Radio y Televisión Argentina (RTA) y Martín Bonavetti, director de la Televisión Pública, canal en el que se emitió la ficción.
 
La ficción fue escrita por Juan Pablo Domenech y Esther Feldman en base a un desarrollo de Alejandro Fadel, Santiago Mitre (director de El Estudiante) y Martín Mauregui. Fue producida por Gonzalo Otálora y dirigida por Alejandro Maci.

La producción de ON TV que tuvo como protagonistas a Rodrigo de la Serna, Soledad Fandiño, Maxi Ghione, Roberto Carnaghi y Mario Alarcón, entre otros destacados actores, fue uno de los primeros proyectos realizados por Llorente y Villarruel como productores independientes, luego de haber estado durante diez años al frente de Telefe como programadores y productores. Lo destacable de este reconocimiento es que fue una ficción realizada con los presupuestos que maneja la Televisión Pública, que están muy por debajo de los que se manejan en los canales privados.
 
Con un libro sólido, una producción cuidada, una dirección distinta y la experiencia de Llorente y Villarruel, se logró un producto de alta calidad que jurados no contaminados por los microclimas de las pantallas locales, ni las planillas del rating, reconocieron el valor artístico de la propuesta.

Comentarios