Zona sur
Domingo 24 de Julio de 2016

Cooperadora del hospital de Alvear comenzó a reciclar los insumos

Es en el Enfermeros Argentinos. A los materiales se los controla y se los recicla para generar recursos y volcarlos en las institución sanitaria. Sólo llevan dos meses con esta tarea, por lo que esperan que en el futuro los ingresos sean más importantes.

La Cooperadora del hospital Enfermeros Argentinos encontró la forma de controlar que se utilicen los insumos que se entregan en cada pabellón y al mismo tiempo inició un micro-emprendimiento para reducir la basura del hospital al reciclar todo el material. De paso, la ardua tarea les reditúa económicamente.
El mecanismo es sencillo: las cajas repletas con implementos médicos y los envases de cartón de los remedios que son entregados en los distintos servicios no tienen que ser descartados sino devueltos después de que son utilizados. Ese es la faceta de control que ejercen sobre el uso de los insumos.
Posteriormente comienza a la segunda etapa del proceso: en vez de depositar todo el material de cartón en tachos de basura, lo almacenan, compactan y arman los paquetes con cartón reciclado que será comercializado.
No es mucho el dinero que obtienen por las ventas, todavía, porque la tarea es netamente manual y no hay un lugar de almacenaje que les permita acopiar para ofrecer una cantidad significativa. Sin embargo "antes se tiraba y ahora son unos pesitos que pueden ser útiles para comprar elementos para el hospital o hacer algún arreglo", sintetizó Enza Paradiso, presidenta de la cooperadora.
Comenzaron hace dos meses con la tarea que hacen en los ratos libres y por ahora lograron reunir 160 kilos de cartón, por los que obtuvieron apenas $160. Pero esa cifra insignificante en estos tiempos no les hace perder de vista el objetivo.
"Acá se hacen las dos cosas, se puede controlar lo que se utiliza y ayudar al ambiente. Además antes no entraba un peso por algo que se tiraba y ahora vamos de a poco pero algo es algo", insistió Enza.
El hospital de Alvear es el primero que inició el proyecto de reciclado y como novedad fue presentado ante las autoridades del Ministerio de Salud.
"Fue muy bien recibida la idea porque además de que todo lo que se haga para ayudar el ambiente es muy bueno, la tarea que realiza la cooperadora nos permite hacer un control estadístico espectacular", afirmó Fabio Gómez Parra, director del hospital Enfermeros Argentinos.
A la vieja usanza
Enza trabaja en la farmacia, lo que le da acceso a todas las área del hospital. Diariamente recorre los pasillos con su carrito repartiendo los medicamentos. Pero antes lo que era sólo un viaje de ida ahora es ida y vuelta.
"Así como llevamos los artículos, después vamos y retiramos los envases vacíos", comentó Enza.
En la parte de atrás de la farmacia comenzaron a acopiar los cartones que serían reciclados y como al principio no tenían maquinaria alguna para comprimirlo, empleaban una técnica milenaria que nunca falla y de paso les permitía descargar la energía de más y hasta hacer algo de ejercicio. "Nos subíamos arriba de la montaña de cartón, a saltarle encima y hacer fuerza para compactarlo", contó entre sonrisas.
De una forma u otra la tarea se realizaba pero al final el cansancio le ganó a la diversión de saltar arriba de una pila de cartones y legó el momento de mecanizarse. Invirtieron $3.500 para comprar una prensa manual, algo vieja, pero útil.
"Le digo la máquina del tiempo pero nos ayuda a acelerar el trabajo. Eso sí, hay que tener brazos fuertes", afirmó la presidente de la cooperadora.
La tarea de la cooperadora está apoyada por la dirección del hospital, que además los guía porque hay elementos que indefectiblemente deben ser destruidos, como los insumos utilizados en oncología.
Planean expandir la tarea
Por el momento trabajan con cartones que clasifican según la calidad, pero es sólo el comienzo. El hospital trabaja con insumos fabricados con todo tipo de productos fácilmente reciclables, lo que les permite expandir considerablemente las fronteras del microemprendimiento.
Ya están buscando las formas de almacenar plástico para reciclar los sachets de los sueros, las toneladas de papel que se descarta en el hospital, vidrio y sobre todo aluminio. Estos dos últimos elementos se encuentran en las ampollas.
"Las ampollas se tiran y está el material más caro", remató.
En esta misión los acompañó el asesoramiento de la Dirección de Ambiente de la Comuna, que los orienta en los procesos y les abrió las puertas hacia los contactos con las empresas que compran material reciclado.
Sin embargo aún no pueden sortear la barrera que les impone el espacio físico.
"Lo mejor sería conseguir un contenedor para almacenar todo lo que juntemos, porque en este depósito (detrás de la farmacia) no entra más nada", sostuvo Enza.

Ayuda económica
Un subsidio de $ 40.000  recibió la cooperadora, gestionados por el edil del PRO Sebastián Martínez Barón y la diputada nacional macrista Stella Huczak. Parte de los fondos serán destinados a la construcción de mesas regulables en altura para servir la comida en pediatría. La base serán los pies de los ventiladores y la gente de la cooperadora hará el trabajo metalúrgico. También pretenden terminar el estacionamiento techado para el personal del hospital. 
Por Gonzalo Villatoro

Comentarios