Política
Domingo 17 de Abril de 2016

Cornejo: "Pedir el 40% no es razonable, me encantaría darles eso pero los recursos están limitados"

Dice que está pagando deudas ajenas y que lleva al día los sueldos. Pero no lo conforma: "Falta un plan de inversión". Se queja de los sindicatos estatales porque los aumentos que piden van en contra del interés común de Mendoza.

Alfredo Cornejo le aseguró ayer a Diario UNO que no quiere quedar en la historia de la provincia por ninguna obra ni hecho grandilocuente. Apenas quiere ser un buen administrador, y por eso considera su gestión como "de transición".
Dice que ha logrado comenzar a ordenar las cuentas públicas, pero no está conforme porque no hay un plan de inversiones, pero que la gente le valora no haber sido "vende humo" con promesas de campaña que no hubiera podido cumplir. Se queja de los legisladores que no han colaborado para que al Gobierno y a la Provincia les vaya bien, y sostiene que no habrá ninguna propuesta salarial que después no se pueda pagar. Apeló a la racionalidad gremial y a la paciencia de la gente. "Vamos a mejorar de a poco", sostuvo.
–¿Cuál es su evaluación de los primeros meses de gobierno?
–Es subjetivo que lo diga yo. Creo que estamos poniendo orden. Pagando deudas ajenas, y abonando al día los sueldos de los empleados públicos, pero no estoy conforme. No hay un plan de inversión; estamos pagando sueldos y deudas. Pero el balance lo deben hacer los mendocinos. La situación que heredé no es la mejor, y la situación que tengo para adelante no es fácil. Dependo de que la economía mejore, se reactive la economía y ordenemos el sector público.
–¿Se prepara para un 1º de mayo conflictivo?
–Los únicos que se quejan son los gremios estatales, un par de gremios en particular, que hacen escraches, violencia. No lo veo como un problema. El 1° de mayo debe ser un acto cívico formal, como manda la Constitución, donde el gobernador hace una evaluación de su gobierno.
–¿Los gremios aceptarán la nueva propuesta salarial?
–Todas las propuestas las hemos hecho teniendo en cuenta los distintos incentivos o ítems, pero nunca escapándole al 25% de la masa salarial. Con el aumento, el Estado gastará $25.000 millones de pesos del Presupuesto en sueldos. Es aproximadamente el 42% del presupuesto total lo que se va en salarios. Por eso les pedimos a los sindicatos ser razonables.
–¿Va a terminar en decreto, como el sector docente?
–Espero que no. Ya le hicimos dos propuestas a Salud y ahora le vamos a hacer una tercera, como a administración central, que tiene 8 subcomisiones. En Salud, profesionales y no profesionales, le vamos a hacer una tercera propuesta. Esperemos llegar a un acuerdo, y que la dirigencia sindical sea comprensiva, entienda, sea tolerante, con la situación y acepte las propuestas. Todas han ido en mejoría.
–¿Cómo se imagina la relación con los gremios de acá a futuro?
–Los gremios tienen que comprender que Mendoza no puede ser una provincia solo pagadora de sueldos de los empleados públicos, tiene que haber un nivel de inversión importante.
Tenemos que hacer obras públicas, promover la economía, y para eso se necesitan recursos. Hoy el Estado sólo está pagando sueldos. En estos cuatro meses prácticamente no hemos tenido planes de inversión, estamos pagando deudas de la administración anterior, y nos queda muchísimo por pagar.
–¿Por eso no se han planificado obras nuevas?
–Lo único que estamos haciendo es poner al día las cuentas públicas y pagar los sueldos en tiempo y forma. No podemos funcionar así, eso es lo tienen que comprender los sindicalistas. Pedir el 40% de aumento no es razonable, a mi me encantaría darles eso, pero los recursos están limitados y no son míos, son de todos los mendocinos. No puedo ser tan irresponsable de darles lo que les parezca a ellos y no pensar en el conjunto de los servicio
–¿Cree que los gremios no lo entienden así?
–Los dirigentes sindicales de los gremios del sector público priorizan un único tema y la verdad es que yo tengo la obligación de que los servicios del Estado sean cada vez más eficientes y eficaces. Y yo voy a defender eso. Además de aumentar a los estatales, tenemos que mejorar los servicios para todos.
–¿Considera que ha mejorado la relación con los legisladores?
–Hay algunos legisladores de la oposición que no han colaborado y han hecho mucho ruido, pero los intendentes, que son los que tienen que gestionar entienden y creo que están en una posición muy buena. Han tenido muestras de apoyo, que todavía no quedan de manifiesto en la Legislatura, pero creo que va a ser un proceso. Tener una buena oposición es importante para el diálogo y para la construcción de consensos. A nosotros nos gustaría en la Legislatura sacar las leyes más importantes con el mayor consenso posible (no sólo con las mayorías propias), sobre todo el materia de seguridad y justicia.
–¿Tiene expectativas con la reforma de la Constitución?
–Vamos a cumplir cien años de la Constitución provincial, y la verdad es que yo no gasto energías en un debate sobre si la constitución nos ha perjudicado a los mendocinos. A los mendocinos nos ha ido mal en los últimos años, pero no por culpa de la Constitución, sino por fallas en la administración.
–¿No hay que reformarla entonces?
–Hay que aggiornarla, que si hay consenso bienvenido sea, y si no hay, para qué forzarlo. No me parece necesario poner la energía política en eso, cuando debe estar en cómo sacar a Mendoza adelante. El problema fiscal que tiene y de ineficiencia del Estado en las materias más importantes.
–En su caso particular, ¿son pocos cuatro años de gobierno, más que nada por el tiempo que le va a llevar ordenar?
-Puede ser, pero no estoy pensando en eso, en que cuatro años es poco. Estoy pensando en que en cuatro años hay que resolver. Me veo como un gobernador de transición que va a empezar a ordenar lo que estaba desordenado.
Por Paola Ale

Comentarios