Policiales
Miércoles 12 de Agosto de 2015

Creen haber identificado el presunto autor del asesinato del preso

El autor ya estaría identificado. Berón fue apuñalado con una chuza en el interior del pabellón número 11.

La cotidiana tranquilidad de la penitenciaría sureña de San Rafael explotó en la tarde del lunes con un incidente entre varios presos que terminó con la vida de un interno de 32 años, Elvio Leandro Berón Rosales. El autor ya estaría identificado.
Berón fue apuñalado con una chuza en el interior del pabellón número 11 de la vieja cárcel sanrafaelina y falleció en el hospital Schestakow. Purgaba una pena por robo agravado en concurso real con abuso sexual.
El crimen ocurrió alrededor de las 18.40 del lunes en el establecimiento carcelario de avenida Mitre y calle La Pampa.
Berón fue agredido y, como consecuencia de ello, presentaba múltiples heridas punzocortantes y un estado de salud muy delicado que derivó en su muerte.
“El paciente llegó con heridas gravísimas y se lo intentó operar para salvarlo, pero no se pudo. Tenía un puntazo en el corazón”, señaló el director del hospital, Gonzalo Herrera.
En tanto, el director del penal dijo: “Era un interno de muy buena conducta que estaba avanzando en el régimen progresivo de la pena muy bien, en fase de confianza. Ninguno de los que han sido víctimas han tenido mayores inconvenientes”.
La víctima fatal era hijo de una de las personas detenidas durante la dictadura militar y cuyo testimonio fue importante en el primer juicio por delitos de lesa humanidad de San Rafael, Juan Carlos Berón.
Según comentaron en el penal, tenía una buena conducta y poseía el beneficio de fase de confianza, por lo que no se sabe por qué lo atacaron.
Hirieron a otro preso
También fue atacado otro reo identificado como Jonathan Betancourt, quien fue asistido en el hospital y ayer permanecía internado en el tercer piso con un golpe en la cabeza y en otras partes del cuerpo.
Desde la cárcel nadie informó oficialmente cómo fueron exactamente los hechos que llevaron al enfrentamiento entre presos. Aparentemente –según una versión– habrían participado más reos de la gresca y uno, aunque con algún golpe, no necesitó ser llevado al hospital.
Se deberá determinar por qué había elementos cortantes en el pabellón, además de cuál fue el motivo de la gresca y si no hubo señales previas.
El pabellón 11, donde fueron los incidentes, tiene 14 celdas y es uno de los pocos donde no hay hacinamiento, según comentó el director del penal, Ricardo Gatica.

Comentarios