Policiales
Lunes 14 de Noviembre de 2016

Crimen de la Cárcel: suspendieron el debate por el misterioso robo del expediente de la casa de un juez

El gravísimo hecho sucedió durante el fin de semana en la vivienda del juez Julio Bittar. Este lunes se iba dictar el fallo. Se pospuso hasta el 29 de noviembre para reconstruir el expediente.

Un hecho gravísimo impidió que este lunes los jueces de la Primera Cámara del Crimen dieran a conocer el fallo por el crimen de Elvio Berón que murió por una cuchillada en la Cárcel local.

Es que el camarista Julio Bittar denunció la sustracción del expediente con el cual debían dictar sentencia este lunes en el juicio que lleva adelante ese tribunal por la muerte de Berón a manos de otros presos.

Los tres cuerpos del expediente original fueron sustraídos de la vivienda del magistrado que no puedo precisar cuándo. La principal hipótesis es que los ladrones solamente querían los papeles porque no se llevaron nada más.

Bittar viajó el viernes a General Alvear y se llevó el expediente a la casa para trabajar en la sentencia que debía pronunciar este lunes.

El domingo, después de buscar intensamente la mochila que utiliza habitualmente para cargar los elementos de trabajo y no dar con ella, decidió alertar a la policía.

Casualmente, esa mañana, un vecino había notificado a la policía sobre el hallazgo de una mochila debajo de un puente en la puerta de la casa. Pero hasta el aviso del magistrado, solamente se trataba de una mochila perdida más.

Según fuentes confiables, el Juez reconoció la mochila extraviada pero además de un par de efectos personales, no había nada más.

La mochila fue sustraída de la oficina que tiene el magistrado en su vivienda. La sospecha más firme es que el móvil del robo fue el expediente. En la casa no falta ningún otro elemento y tampoco de la mochila, con excepción de las carpetas con la causa. Además, los delincuentes trabajaron con extremo sigilo porque no había puertas ni ventanas forzadas.

La investigación penal pasó a la fiscalía de Instrucción alvearense y además se realizó la denuncia administrativa porque los jueces tienen la obligación de notificar a la Suprema Corte de lo sucedido.

En este contexto, este lunes por la tarde Bittar anunció en el debate lo ocurrido y la suspensión del mismo hasta el 29 de este mes. En el escrito que leyó antes los imputados, los abogados defensores, la Fiscalía y la querella, informó que "se solicitó la reconstrucción del expediente".

En ese sentido faltan los informes de la actuación policial, las pericias forenses de la necropsia y las realizadas a los imputados y a otros dos presos que fueron agredidos ese día y la instrucción de la causa realizada en el segundo Juzgado de Instrucción.

Las copias ya fueron solicitadas a cada uno de los organismos que actuó durante la investigación e instrucción de la causa.

En diálogo con UNO de San Rafael, el fiscal Norberto Jamsech catalogó el hecho de "gravísimo porque evidentemente los ladrones sabían que Bittar se había llevado a su casa el expediente".

Se supo que el magistrado se llevó el viernes el expediente para estudiarlo y que el hecho habría ocurrido entre el sábado y el domingo. En este marco, el juez visiblemente afectado por el robo no quiso hacer declaraciones y se limitó al anuncio que hizo durante la audiencia donde comunicó el hecho y pidió la suspensión del debate.

Mensaje

Fuentes confiables aseguraron que "este no es un mensaje para los jueces sino para la familia Berón" y agregaron que "de esta manera demostraron que pueden hacer lo que ellos quieren incluso ingresar a la casa de un juez a robar".

Lo extraño del caso es que alguien supo que Bittar se llevó el expediente el viernes a su casa y la dirección del domicilio. También cuándo el magistrado y su familia estuvieron ausentes del hogar. Aparentemente habrían hecho inteligencia durante el fin de semana y eligieron el momento preciso para entrar sin hacer ruidos y forzar ninguno de los accesos. Lo que se dice en la jerga "un trabajo profesional".

Pedido de Condena

El fiscal Jamech Norberto Jamsech en su alegato expuesto el jueves en la sala de la Primera Cámara del Crimen, pidió penas de 8 a 13 años de prisión para seis de los siete presos acusados de matar con "lanzas caseras" a Elvio Leandro Berón y herir a Rafael Morán y Jonathan Betancourt en la Cárcel de San Rafael el 10 de agosto de 2015.

Las más severas recayeron sobre Raúl Ariel Reyes y Roberto Carlos Peletay, para quienes solicitó 13 y 11 años de prisión respectivamente, al catalogarlos como los "cabecillas" del grupo agresor.

Argumentó que Reyes era el "líder" del pabellón porque tenía el poder de detener o evitar cualquier tipo de situación violenta, según lo desprendido de varios testimonios referidos al movimiento cotidiano del pabellón 11.

En tanto que a Peletay lo ubicó como una especie de "segundo al mando", ya que éste es medio hermano y ambos integraban la temible "banda de la plancha" que cometió asaltos en domicilios y usaron este artefacto para amenazar a sus víctimas. En mayo del año pasado fueron condenados en un juicio resonante.

La solicitud se completó con 10 años para Maximiliano Alexis Vargas, 9 años para Carlos Alberto Merenda y Gerardo David Iváñez, y 8 años para Marcos Salvador Casatte.

En todos los casos bajo el cargo de "homicidio simple con dolo eventual" en concurso real con "lesiones leves". En tanto que no presentó acusación para Oscar Jonathan Gutiérrez.




Comentarios