Policiales
Martes 28 de Abril de 2015

Crimen de Roxana: el conductor del auto tiene 4 condenas cumplidas y en marzo fue excarcelado

Juan Carlos Bravo, imputado en la causa y al que se le secuestró un Gol gris, ya había recibido penas por delitos anteriores. Además, en el verano estuvo con prisión preventiva por un intento de robo y fue excarcelado por el Tribunal Penal de Menores.

Juan Carlos Bravo Rodríguez, de 33 años, sindicado como el conductor del VW Gol gris utilizado en el asesinato de Roxana Toledo y uno de los tres detenidos, no es un improvisado en el ámbito delictivo y acumula cuatro condenas ya cumplidas.
La más reciente data del 18 de marzo de 2011 en la que la Primera Cámara del Crimen le aplicó una pena de cuatro años de prisión por “tentativa de robo agravado por uso de arma cuya aptitud no puede tenerse por acreditada y por su comisión en poblado y en banda”. En palabras simples, un intento de asalto con un arma que no funcionaba bien.
En esa ocasión el tribunal también lo declaró “reincidente por segunda vez”, un estado que le impide beneficios en futuras sentencias.
Esto se debe a que ya lo había condenado en dos oportunidades anteriores: en 2009 a ocho meses de prisión y el 10 de marzo de 2006 a tres años y cuatro meses.
Además, se lo declaró reincidente por primera vez debido a que el 4 de diciembre de 2002 la Segunda Cámara del Crimen lo condenó a dos años y diez meses de prisión en suspenso por un intento de asalto (“tentativa de robo agravado en poblado y en banda”, la figura legal) junto a dos cómplices.
En esta ocasión se le dio el beneficio de la ejecución condicional porque no registraba antecedentes. A este juicio también había llegado acusado de “coacción”, pero de esta imputación fue absuelto de culpa y cargo.
Excarcelado recientemente
A pesar de que Juan Carlos Bravo saldó su deuda con la sociedad en 2014, volvió a las andanzas, fue detenido en diciembre pasado por intentar robar y terminó en la cárcel de nuevo.
Su abogado apeló la prisión preventiva dictada por el Primer Juzgado de Instrucción por tentativa de robo agravado por escalamiento y en marzo le otorgó la excarcelación el Tribunal Penal de Menores, que actúa de cámara de apelaciones en estos casos, al considerar que no había “riesgo procesal” (peligro de fuga o que entorpezca las pruebas).
Los antecedentes no pesaron porque el tribunal interpreta que en cuestiones de prisión preventiva va contra la jurisprudencia de la Corte Suprema de Justicia de la Nación establecida el año pasado en un caso testigo de un detenido cordobés (Caso Loyo Fraire) y contra el Pacto de San José de Costa Rica incorporado a la Constitución Nacional.

Comentarios