Deportes
Sábado 07 de Febrero de 2015

Cristian Villagra nuevo refuerzo de Rosario Central

“El Chacho me llamó y me convenció. Me gustó su idea y no tuve dudas en volver”, dijo un ilusionado Kity, quien viene de jugar en Metalist con 29 años recién cumplidos.

El 10 de diciembre de 2006 se plantaron varios mojones futbolísticos. En una última fecha increíble del Apertura 2006, Boca perdía de local con Lanús, Estudiantes vencía a Arsenal y forzaba un desempate increíble que ganaría tres días más tarde para adjudicarse el título. En Arroyito, un tal Angel Di María fue calificado como la figura del 3-0 canalla sobre Colón y Ovación remarcaba que “sigue demostrando que tiene pasta para estar en primera”. También, Emilio Zelaya marcaba su primer gol en primera y, sobre todo, un Gigante repleto fue a decirle un enorme “gracias” a Eduardo Coudet en su despedida definitiva de Central. También, ese partido se transformaría días después en el último de Cristian Villagra. Vaya paradoja, ayer volvieron a juntarse en un entrenamiento. Uno con el buzo de DT, el otro a sus órdenes. Como con Marco Ruben, cuyo últimos minutos con la auriazul habían sido una semana antes de aquel 2006 en Jujuy ante Gimnasia.

Ocho años “apenas” pasaron de ese inolvidable día para ambos. Como si hubieran regresado donde lo habían dejado. El Chacho a punto de debutar oficialmente como DT y en su amado Central, después de colgar hace rato los botines. El Kity, de nuevo en casa luego de pasar por River y mucho tiempo por el fútbol ucraniano, porque según dijo ayer al mediodía, donde fue presentado oficialmente, “siempre dije que si tenía la posibilidad de volver a jugar en Argentina, sería acá en Central”.

Así las cosas, con 29 años cumplidos en diciembre y después de jugar en el Metalist, Villagra ahora sí ya está en Central y cada flash que se disparó ayer en el predio de Arroyo Seco retrató a un jugador al que parece que no le pasó el tiempo. De hecho, aclaró que el hincha puede esperar lo mismo que vio de él cuando recorría el lateral izquierdo de la defensa, trepando siempre y llegando hasta el fondo, aún con la pierna cambiada, ya que es diestro.

El único cambio es que llega “con más experiencia por los años, pero el juego es el mismo”. Obviamente, no será igual al de Rafael Delgado por el perfil, pero queda claro que Villagra ofrece proyección como aquel. Además, casi siempre jugó de 3.

“El Chacho me llamó y me convenció. Me gustó su idea y no tuve dudas en volver”, dijo un ilusionado Kity, que sueña con lo mismo que el hincha: “Pelear en lo más alto. Vamos a luchar por eso”.

En este nuevo Central que está a 6 días del debut, ante el campeón Racing en Avellaneda, Coudet conjugó dos cosas: mucha experiencia y varios retornos importantísimos, como hacía mucho no pasaba en Arroyito. Los chicos de las inferiores deberán pelear más que nunca para encontrar su lugar en un equipo que, pese a competir contra 10 rivales más que el año pasado, quiere ir por todo. Villagra volvió con esa ilusión. 

 

Fuente: Diario La Capital (Rosario) 

Comentarios