Política
Lunes 26 de Septiembre de 2011

Cristina dejó de lado el protocolo y buscó el contacto con los militantes desde que llegó

La presidenta repartió desde su llegada besos y abrazos, tuvo un bebé a upa, se asomó por la ventanilla del tren y agradeció un armo de flores que le alcanzaron.

Cristina Fernández de Kirchner llegó a Mendoza cerca de las 13 y desde que puso un pie en suelo local dejó de lado el protocolo y buscó el contacto con los militantes que querian manifestarle su cariño.

La presidenta se acercó a la vera del camino y saludó con besos y abrazos a los mendocinos, hasta tomó un bebé en sus brazos y permitió que le sacaran fotos.

Ya subida en el tranvía, recibió un ramo de flores que de tan grande casi no cabía por la ventanilla.

Toda esta algarabía por el arribo de Cristina fue acompañada por un enorme operativo de seguridad que intentaba seguirle los pasos.

Bocinazos, vivas y gritos de euforia acompañaron a la mandataria en el camino. El tren iba casi a paso de hombre y las banderas flameaban a lo largo del trayecto.

Comentarios