País
Miércoles 06 de Julio de 2016

Cristina Kirchner rechazó el embargo y el juez Bonadio ordenó inhibir todos sus bienes

Apenas comenzada la audiencia, la ex mandataria rechazó el embargo de $15 millones que le habían fijado.

Minutos antes de las 13, Cristina Kirchner llegó a los tribunales de Comodoro Py para presentarse ante el juez Claudio Bonadio, quien la citó para notificarla en persona de su procesamiento en la causa por la presunta venta irregular de dólar futuro cuando era presidente.
Es la segunda vez que la ex mandataria visita los tribunales federales este año. Aunque en un número inferior al de la primera vez, un nutrido grupo de militantes del Frente para la Victoria volvió a congregarse en las escalinatas para acompañarla.
 En un principio, Cristina Kirchner había sido convocada para las 10 de la mañana. Pero, gracias a un certificado médico, logró evitar una foto incómoda: que su ingreso a los tribunales de Comodoro Py coincidiera con el de Lázaro Báez, el empresario patagónico acusado de cobrar sobreprecios en la obra pública para luego pagar retornos a la familia presidencial.
El objeto formal de la cita es la notificación personal que el magistrado suele exigir en sus causas más relevantes. En este caso, Cristina Kirchner será informada sobre su procesamiento en la causa por la presunta venta irregular de dólar futuro cuando conducía el gobierno nacional.
Este domingo, en la primera entrevista que dio desde que dejó el poder, la ex jefa de Estado aclaró que su regreso desde Santa Cruz a la Ciudad de Buenos Aires tuvo que ver menos con la citación judicial que con el hecho de que hoy su hija Florencia cumple 26 años.
Bonadio procesó a la ex mandataria por "administración infiel en perjuicio de la administración pública" y embargó sus bienes por 15 millones de pesos. El magistrado consideró que la ex presidenta "hizo uso de una estructura de poder que presidía en razón de su cargo, para implementar una operatoria que vulneró las arcas públicas".
También dio por probada su intervención en la maniobra al sostener que "es impensable que una operación financiera de esta magnitud, en la cual en menos de 45 días hábiles se abrieron posiciones del BCRA de USD 5.000 millones a USD 17.000 millones, que tendría claros efectos económicos y políticos en un futuro inmediato, sea desarrollada sin la aprobación expresa del más alto nivel de decisión económico y político del Poder Ejecutivo Nacional".
"Resultó evidente que la entonces presidente de la Nación impartió instrucciones -que sin duda fueron elaboradas conjuntamente- a su ministro de Economía para que esta operación financiera se lleve a cabo", sostuvo el juez, según recuerda la agencia de noticias DyN.
Cristina Kirchner apeló la decisión ante la Cámara Federal y recusó a los miembros de la Sala II de la Cámara Federal, Horacio Cattani, Martín Irurzun y Eduardo Farah, que habían confirmado a Bonadio al frente de la investigación.
Deben resolver sobre esta cuestión los integrantes de la Sala I, Jorge Ballestero y Eduardo Freiler, que analizarán el pedido de apartamiento de sus pares. Pero tanto Ballestero como Freiler son miembros de una sala considerada afín al kirchnerismo, luego de fallos como los que frenaron la causa Skanska, ratificaron el cierre de la denuncia del fiscal Alberto Nisman (por encubrimiento del atentado a la AMIA) o apartaron a Bonadio de la causa Hotesur.
Serán ahora esos jueces de la Sala I los que terminen controlando la actuación de Bonadio en el expediente de "dólar futuro" si finalmente desplazan a sus pares de la Sala II.
Fuente: San Juan 8

Comentarios