Paula Toledo
Lunes 12 de Septiembre de 2016

Cuando la Justicia viaja en una tortuga

Una reflexión a propósito del nuevo impulso, a 13 años de la muerte, del caso Paula Toledo. Un recorrido por el caso y por las últimas novedades

Es el caso símbolo de impunidad en San Rafael. Y no sólo de impunidad, sino también, como mínimo, de cosas hechas (perdone la expresión) horriblemente mal en la justicia local. Paula Toledo, y su madre, familiares, amigos y la sociedad sanrafaelina, tendrán ahora luego del fallo de la Corte una tercera oportunidad de Justicia.

En lo personal cubrí todas las audiencias del primer juicio que finalizó el 30 de mayo de 2006 con los acusados libres. Es más, recuerdo que uno de esos cuatro acusados no tenía absolutamente nada que ver con el hecho. Aún hoy es difícil saber por qué la justicia lo llevó a juicio (la defensa lógicamente no cuestionó su absolución). Los otros tres, los Echegaray y Gauna, fueron absueltos por aplicación del beneficio de la duda.

Durante el debate se veía venir, es que los errores en la instrucción, ya sea en el propio juzgado como en el Cuerpo Médico Forense e incluso en el levantamiento de posibles pruebas en el lugar del hecho, hicieron muy complicado a los integrantes del tribunal de entonces llegar a un fallo condenatorio. Luego, llegaría un segundo juicio que sólo tuvo como acusado a Marcos Graín (que estaba prófugo durante el primero) y que terminó de la misma forma. Fue un golpe difícil para Nuri Ribotta.

Sería bueno separar la paja del trigo, los que hicieron bien su trabajo y los que no (algunos ya jubilados). Por eso es importante que lo que ha ordenado la Corte, investigar las irregularidades en la tramitación de la causa, llegue a buen puerto. Incluso aunque sea tarde y ya sea más un castigo moral o social que administrativo o judicial. Pero esclarecer responsabilidades es importante para la Justicia local y para que no todos sean metidos en la misma bolsa.

Ojalá la esperanza de Nuri y de su abogado Arturo Juri se vea reflejada en el resultado del futuro tercer juicio. Han pasado trece años. Podemos elegir cualquiera de las dos miradas, que nunca es tarde para hacer justicia o que cuando ésta llega en una tortuga corre peligro de no ser justicia.

Comentarios