Policiales
Jueves 19 de Noviembre de 2015

Cuidacoches condenado a prisión por gritarle a un preventor "te voy a abrir como un pericote"

Un joven de 25 años residente en Maipú recibió una pena de cinco años por una causa de coacciones y dos robos agravados.

Por Sebastián Salas
salas.sebastian@diariouno.net.ar / @sebasalas_

Un cuidacoches de Maipú de 25 años fue condenado a cinco años de prisión por tres causas. La Justicia lo encontró culpable de de cometer dos robos y amenazar de muerte a una autoridad con una particular frase.
Maximiliano Iván Rodríguez Guardia se sentó en el banquillo de acusados de la Tercera Cámara del Crimen donde se realizó un juicio abreviado. El joven que vive en el barrio Provincias Unidas de Maipú admitió su culpabilidad en los tres expedientes y el fiscal y su defensor acordaron una pena de cinco años de prisión.
Una de las causas tuvo su origen cerca de las 20.30 del 27 de octubre del año pasado, en la intersección de Pescara y San Martín de ese departamento. El joven se encontraba cuidando vehículos estacionados cuando se encontró con un preventor municipal.
Por motivos que no se detallaron en la acusación, Rodríguez le gritó: “¿Que mirás paco puto?  Vos a mí no me conocés. Te voy a matar a vos y a toda tu familia, gato. Si me denuncias te voy a abrir como un pericote”.
Esto hizo que infundiera temor a la víctima y por esto el delito se caratulo como coacciones, que prevé penas de 6 meses a 2 años de prisión.
Dos robos
Otro de los expedientes que terminó condenando a prisión efectiva a Rodríguez fue un robo agravado por el uso de arma de fuego y por cometerse en poblado y en banda. El hecho ocurrió en la madrugada del 13 de octubre de 2010, cuando el acusado junto a cinco individuos –no fueron identificados- ingresaron a una casa del barrio Buenos Vecinos bajo la modalidad de tirapuertas.
Los asaltantes golpearon en la cabeza al morador con un revólver y le sustrajeron un televisor, un teléfono celular, una computadora y un ventilador de pie.
En otra causa fufe encontrado culpable por cometer un delito similar. En esta ocasión, en las últimas horas del 22 de junio de 2011 ingresó junto a un cómplice a una casa en el barrio 26 de Julio. Tras amenazar con un arma de fuego a los presentes, intentó sustraer una consola de videojuegos pero no logro su cometido porque “los cables de la misma se encontraban enredados”, según reconstruyó el expediente civil. Luego, escapó sin lograr su cometido.

Comentarios