Política
Miércoles 02 de Noviembre de 2011

Cumbre G-20: Cristina se instaló en Francia y espera reunirse el viernes con Obama

El tema excluyente del encuentro del bloque que reúne a potencias y algunos países emergentes será la crisis financiera que afecta esencialmente a Europa y que amenaza con ampliarse a nivel global.

La presidenta Cristina Kirchner volverá a plantear este jueves en las deliberaciones de la cumbre del G-20 en Cannes la postura argentina para superar la crisis económica originada en los países centrales, con reclamos para la reestructuración de los organismos internacionales y contra los paraísos fiscales y los capitales especulativos.

La jefa de Estado y su comitiva llegaron a las 13.35 (hora argentina) a la ciudad francesa de Niza y se trasladaron desde allí por vía terrestre hacia Cannes, donde entre este miercoles y jueves participará en la cumbre del bloque que reúne a las potencias y los principales países emergentes.

El viernes, Cristina desarrollará la otra actividad central de su viaje, cuando se reunirá con el mandatario de Estados Unidos, Barack Obama, con el objetivo de comenzar a superar las tensiones diplomáticas que envolvieron a la relación bilateral en los últimos tiempos.

La jefa de Estado y su comitiva hicieron un trasbordo en Barcelona, donde pasaron la noche del martes y donde quedó el avión oficial Tango 01 que había partido de Buenos Aires, y abordaron otra aeronave hacia Niza.

En esa ciudad fue recibida por el embajador argentino en París, Aldo Ferrer, y se dirigió hacia el Hotel Majestic, de Cannes, donde se hospedará durante su estadía en el país galo.

Allí, a las 17.30 (hora argentina), Cristina se reunió con miembros de la Confederación Sindical Internacional (CSI), entre ellos su titular, la australiana Sharon Burrow, con quienes analizó la situación laboral mundial, se informó.

Participaron además del encuentro, que se prolongó por unos 45 minutos, los ministros de Trabajo, Carlos Tomada; de Industria, Débora Giorgi, y de Relaciones Exteriores, Héctor Timerman; los gobernadores de Entre Ríos, Sergio Urribarri, y de Santiago del Estero, Gerardo Zamora; y los sindicalistas argentinos Gerardo Martínez, líder de la UOCRA y secretario de Relaciones Internacionales de la CGT, y Hugo Yasky, en representación de la CTA, entre otros.

Durante su jornada inicial en Cannes, la mandataria suspendió la primera actividad que iba a mantener, un encuentro con el director de la OIT (Organización Internacional del Trabajo), el chileno Juan Somavía, que posiblemente se concretará el viernes, se informó.

El hecho de que Cristina llegara con demora a Cannes y que el hotel donde se hospeda contara con un fuerte dispositivo de seguridad, ya que también aloja a sus pares de Francia, Nicolas Sarkozy, y de Alemania, Angela Merkel, complicó la logística de la delegación argentina, por lo que se decidió posponer la reunión con Somavía.

Este jueves a las 8.30 (hora argentina) Cristina se trasladará hasta la Sede de Festivales y Congresos de Cannes, donde será recibida por el presidente francés Sarkozy, junto a los otros mandatarios del G-20.

El tema excluyente de la cumbre del bloque que reúne a potencias y algunos países emergentes será la crisis financiera que afecta esencialmente a Europa y que amenaza con ampliarse a nivel global.

Tras un almuerzo de trabajo, Cristina participara de dos sesiones que se extenderán hasta las 14.30 (hora argentina) en la que se discutirán cuestiones referidas a la "Situación Económica Global", un "Plan de Acción para el Crecimiento" y la "Dimensión Social del Comercio".

El viernes comenzará con una sesión de trabajo en torno a "Regulación Financiera", a la que luego se sumará otro encuentro en el que los Jefes de Estado del G-20 tratarán las cuestiones relacionadas sobre "Agricultura, energía y volatilidad de los precios de los commodities".

En esos encuentros, la mandataria volverá a renovar la postura argentina sobre las políticas que deben adoptarse para dejar atrás la crisis financiera que complica a Europa y Estados Unidos y que podría comenzar a impactar en el resto del mundo.

En ese sentido, defenderá nuevamente ante las potencias la receta argentina de estímulo a la economía productiva, por sobre la financiera, que permitió la salida de su crisis de 2001-2002.

También se espera que renueve reclamos para modificar la estructura de organismos internacionales (FMI, Banco Mundial, Consejo de Seguridad de la ONU, entre otros), y para regular los paraísos fiscales y los capitales especulativos.

Comentarios