Espectáculos
Miércoles 19 de Octubre de 2011

De lujo

Mendoza recibe hoy la visita de los legendarios Deep Purple. Entrevista con Roger Glover y video del tema con el que abren el recital.

“Es el sentimiento lo que nos define y creo que nuestra música estaría vacía sin sentimiento”. La frase pertenece a Roger Glover, bajista histórico de Deep Purple. Y sus palabras definen de un modo inmejorable lo que dispara la experimentada banda inglesa, que toca por primera vez, hoy a las 22, en el auditorio Ángel Bustelo.

Roger Glover, que estuvo en la formación inicial de los Purple en 1968, tuvo su etapa de amor-odio con la banda. Estuvo fuera de ella entre 1974 y 1983, integró Rainbow y desde 1984 en adelante volvió para quedarse.

“Pocas bandas llegamos a ser realmente exitosas. Por eso estoy eternamente feliz de que podamos ser de los más reconocidos del planeta. Y aunque eso nos llevó y nos lleva mucho trabajo, puedo decir que valió la pena”, destacó, quien grabó 14 discos con Deep Purple, entre ellos Machine head, el que reunía hits indestructibles como Smoke on the water.

Glover integra el súper grupo británico junto con los interminables Ian Gillan en voz e Ian Paice en batería, más Steve Morse en guitarra elécrica y Don Airey en teclados.

“Hay diferencia entre tocar gran música y ser una banda de hits. Y nosotros hacemos gran música”, dijo sabiendo a las claras que dejaron una huella en el hard rock, pero también en el rock psicodélico y el progresivo.

En alusión a los alcances del éxito, apuntó: “Pocas bandas llegamos a ser realmente exitosas. Por eso estoy eternamente feliz de que podamos ser de los más reconocidos del planeta. Y aunque eso nos llevó y nos lleva mucho trabajo, puedo decir que valió la pena”.

Los Purple se formaron en 1968 en la ciudad inglesa de Hertford, fue allí desde donde edificaron una carrera que contó con músicos de la talla del guitarrista Ritchie Blackmore, los vocalistas Dave Coverdale (Whitesnake), Joe Lynn Turner y Rod Evans; el tecladista Jon Lord; el bajista y vocalista Glenn Hughes, y guitarristas que hicieron posteriormente su propia carrera en solitario, como Joe Satriani, o bien Nick Simper y el emblemático Tommy Bolin.

Durante el par de presentaciones en el estadio Luna Park de Buenos Aires, no faltaron clásicos como el citado Smoke on the water, Hush, Child in time y Burn, en un set que también incluyó perlitas como Perfect strangers, Black night, Speed king y Fireball.

Ese set list es el que seguramente repetirán esta noche, en su primera visita a nuestra provincia.

“Son los temas que los fans quieren escuchar siempre”, dijo Glover, quien además adelantó que estarán en el show Space truckin, Lazy, la bella balada Soldier of fortune, la demoledora Stormbringer y el clásico Woman from Tokyo.

Glover agregó que aún se sorprende de seguir en la música contemporánea después de tantas décadas. “Siempre estuve agradecido de tocar en Purple con grandes músicos”, acotó el bajista, quien recordó que en sus comienzos le parecía “una aventura” embarcarse a estar en una banda de “rock pesado”.

Por otro lado, dejó su opinión sobre el alejamiento del tecladista Jon Lord, quien abandonó la banda por problemas de salud, tras anunciar públicamente que padece cáncer.

“Siempre que se vaya un músico de Deep Purple se van a notar cambios, ya que cada uno de los que estuvieron en la banda aportaron de manera excelente su punto de vista musical y sin ellos el grupo no sería lo que es”, destacó Glover, y remató: “Músicos como Ritchie Blackmore o el propio Jon no se consiguen en cualquier lugar, y Purple les debe mucho a ellos, como creo que ellos nos deben mucho a nosotros. Gracias a ellos vamos a dejar un gran legado”.

El último disco de la banda, el 18º material de estudio de su carrera, fue editado hace seis años. Se trata de Rapture of the deep, que sin lograr la repercusión que lograban en los ’70, sirvió para demostrar que conocen muy bien de qué se trata hacer buen rock.

Glover opinó al respecto sobre los planes para el próximo año en lo referente a un nuevo material: “Se lo puede esperar para el año que viene, porque entiendo que vamos a empezar a armar las maquetas de los temas a principios de 2012 y estará listo para mediados de mayo o junio”.

También dejó un mensaje para aquellos que quieran ser músicos de rock: “Fundamentalmente tienen que ser sinceros y amar lo que hacen, porque no es nada fácil, es mucho trabajo, y si se quiere llegar a la cima tienen que encontrar su sonido y ser competitivos y apasionados al mismo tiempo. El mejor consejo sería que no hay que buscar ser el mejor, sino poner empeño en lo que se quiere hacer”.

Un largo tour por Sudamérica y Europa:

Deep Purple inauguró la semana pasada el tramo argentino de su gira internacional en Rosario, luego de cerrar su tour brasileño en la ciudad de Curitiba. Fueron seis fechas en suelo brasileño que no pasaron, sin mencionar su música, sin un poco de ruido.

Las 10 visitas anteriores sirvieron para demostrar el fanatismo brasileño por la mítica banda que tiene más de 40 años en la ruta del rock.

Las ciudades del Norte de Basil como Belém y Fortaleza, y las del Sur como Campinas, San Pablo y Belo Horizonte fueron los escenarios elegidos para las presentaciones del quinteto liderado por el vocalista Ian Gillan.

Extrañamente, no se incluyó un show en Río de Janeiro y el último recital, en Curitiba, estaba inicialmente programado en Florianópolis.

La mudanza generó algunos inconvenientes, sobre todo para los catarinenses. La última vez que Deep Purple había pasado por Curitiba fue en 2006 y esta vez fue la primera que actuó en una sala, el Grande Auditório do Teatro Positivo.

Tras pasar por Argentina, con el show de Rosario, dos más en el porteño estadio Luna Park (el fin de semana pasado), otro en el Orfeo de Córdoba (anoche) y el de Mendoza, la banda de hard rock británica seguirá hacia Chile, donde visitará Santiago, Viña del Mar, Temuco y Talcahuano. De allí seguirá hacia Perú y Panamá, para luego viajar rumbo a Europa.

Comentarios