Deportes
Martes 29 de Marzo de 2016

Dejó una mala imagen ante Peñarol, quien lo goleó en un amistoso

En la inauguración del estadio "Campeón del Siglo", en Uruguay, el Millonario fue goleado por el conjunto aurinegro.

River Plate fue un inimaginable "partenaire" en la noche del lunes montevideana al caer derrotado este lunes por 4 a 1 ante Peñarol, que de esta manera estrenó de la mejor forma su flamante estadio "Campeón del Siglo", y para que la fiesta fuera completa Diego Forlán, apellido emblemático de los carboneros desde los tiempos de su padre Pablo, fue el autor del primer gol en ese escenario.

La mala noticia para River y el técnico Marcelo Gallardo, un referente del clásico rival Nacional lo mismo que Iván Campos y Nicolás Bertolo, fue que a los 10 minutos se retiro lesionado el arquero Marcelo Barovero con una fuerte contusión en la parrilla intercostal derecha, siendo reemplazado por Julio Chiarini.

Los uruguayos dominaron el juego de principio a fin, para hacer en 90 minutos de fútbol irregular, dada la multitud de cambios que se efectuaron, que la fiesta del comienzo que consistió en el desfile de viejas glorias de la institución como, por citar un caso, el goleador Fernando Morena, que la fiesta fuera completa.

Así, los 40.000 hinchas que se dieron cita en este estadio levantado en los Bañados de Carrasco, unos 20 kilómetros al noroeste del centro de Montevideo y cerca del Aeropuerto Internacional de la ciudad, entre los que se filtraron curiosamente barrabravas de Boca Juniors (Rafael Di Zeo y Mauro Martín) junto a otros de Estudiantes de La Plata, pudieron asistir al primer tanto señalado para la historia por Forlán, que entró al campo llegando a su hijo recién nacido.

Después llegaría la ampliación del marcador a través del moreno delantero de la colombiana Cali, Miguel Murillo, a los 40 minutos, pero a los 45 Ignacio Fernández, de cabeza tras un centro desde la izquierda de Andrés D'alessandro redujo la diferencia y marcó su primer tanto con la camiseta de la banda roja.

Pero en el segundo tiempo, aún con las variantes mencionadas, el local siguió siendo superior ante un River lento en el retroceso y muy inseguro con Leonardo Ponzio jugando de último hombre.
Así, nada más jugados cinco minutos Luis Aguiar venció al ingresado Julio Chiarini con un potente remate de zurda desde fuera del área y a los 27 cerró la goleada el atacante Cristian Palacios, que había entrado al campo un puñado de segundos antes.

La fiesta entonces fue completa para el equipo dirigido por un ex River como Jorge 'Polilla' Da Silva, que le trasladó así todas las preocupaciones a su colega el 'Muñeco' Gallardo de cara al futuro inmediato.

Claro que esto poco les importó a los hinchas del aurinegro montevideano que pudieron disfrutar por primera vez desde su fundación en 1891 y luego de haber ganado 131 campeonatos en su historia que incluyen los torneos uruguayos, cinco Copas Libertadores y tres Intercontinentales, de un magnífico estadio propio, que les permitirá jugar de ahora en más fuera del mítico Centenario, porque ya pudieron levantar "la casa propia", el sueño de todos los peñarolenses.

 

Comentarios