Deportes
Jueves 07 de Abril de 2016

Del Fiat 1500 al Brabham de la F1

El piloto santafesino obtuvo su primera victoria. Después de más de 16 años, Reutemann logró un triunfo en la F1, como lo había hecho Juan Manuel Fangio por última vez en 1957, en Alemania.

En un Fiat 1500 un muchacho de 23 años, rubio, nacido en Santa Fe, debutó en el automovilismo nacional en la categoría Turismo Mejorado en La Cumbre, en Córdoba. Era el 30 de mayo de 1965 y a pesar del abandono, el piloto tenía confianza en su talento para conducir autos de carrera.

Sólo eran sueños y locuras juveniles que pasaban por su cabeza. Siete años después el destino lo llevó a sentarse en un Fórmula 1 y a permanecer durante 10 años en la máxima categoría del automovilismo mundial. Corrió 144 carreras de F1, ganó 12 veces por los puntos, 2 no puntuables y fue subcampeón una vez. Solo eran sueños en el '65. Como también lo eran las escenas que pasaban por su mente en donde era conductor de su provincia, como primera autoridad. Llegó a gobernador de Santa Fe en dos períodos y también fue elegido senador nacional en tres ocasiones.

Carlos Reutemann, apodado Lole, ganó su primera carrera con el Fiat 1500 en Villa Carlos Paz, en julio de 1965.

Luego incursionó en Turismo Nacional, donde se coronó campeón y subió a la categoría Sport Prototipos, que fue un éxito con las Liebres, las Garrafas, los Trueno Naranja con excelentes pilotos nacionales. También corrió en la F1 argentina y participó en la serie internacional reservada para coches de Fórmula 2 durante dos meses de 1968.

Se había decidido por los monopostos (autos para una persona) y fue uno de los elegidos por el Automóvil Club Argentino para integrar el equipo oficial coordinado por Héctor Staffa, para participar en el campeonato Europeo de Fórmula 2, a bordo de autos con mecánica Brabham. Los pilotos eran Carlos Reutemann y Benedicto Caldarella, con mecánicos argentinos.

Fue un año de aprendizaje viendo a colegas como Clay Regazzoni, Emerson Fittipaldi, Ronnie Peterson y otros que tenían un gran futuro. En 1971 el compañero de Lole fue Carlos Ruesch. Reutemann logró 3 segundos puestos y una victoria para terminar el año como subcampeón de la F2, detrás de Peterson.

Le llegó la hora del gran paso a la F1 con el debut en el Gran Premio de Argentina, en Buenos Aires, con un 7º puesto con un Brabham Ford, como segundo piloto de Graham Hill. Eran tiempos de adaptación a los autos más potentes que había conducido en su vida. Un cuarto lugar en Canadá fue su mejor producción en la temporada que consagró al brasileño Fittipaldi como campeón con un Lotus.

En 1973 tuvo mejores resultados con dos terceros lugares en Paul Ricard (Francia) y Watkins Glen (EE. UU) y dos veces fue cuarto. Terminó 7º en el campeonato.

En 1974 tuvo su premio, pero también comenzó con una frustración en el GP de Argentina, cuando se quedó sin combustible en la última vuelta, a 800 metros de la llegada. En la segunda prueba en Brasil, terminó octavo. El tercer escalón de la temporada fue el 30 de marzo y la muerte de Peter Revson en una prueba, siete días antes, había enrarecido el ambiente de los pilotos, que no confiaban en el circuito de Kyalami, en Guateng, Sudáfrica. 

En el circuito de 4.100 metros y con 100 espectadores, el piloto argentino volvió a poner la bandera celeste y blanca en el mástil, después del triunfo de Juan Manuel Fangio en Nürburgring, Alemania, el 4 de agosto de 1957.

Lole aventajó en las 78 vueltas al segundo, Jean Pierre Beltoise (Francia) con un BRM(British Racing Motors) y al tercero, el inglés Mike Hailwood con McLaren. Niki Lauda (Ferrari), que había realizado el mejor tiempo de clasificación, abandonaba en la cuarta vuelta, James Hunt en la 13ª, Peterson en la 2ª. Emerson Fittipaldi terminó 7º en los 78 giros y también completó Jody Scheckter, el crédito local, en el octavo lugar. El argentino Carlos Reutemann a los 31 años logró su primer triunfo en una competencia oficial de la Fórmula 1.

Después repitió 11 veces, pero siempre recuerda sus carreras en el Fiat 1500 por las sierras cordobesas.

Fuente: Diario UNO Mendoza

Comentarios