Política
Miércoles 26 de Agosto de 2015

Denunciaron que 18 personas pasaron a planta de manera irregular en el Tribunal de Cuentas

Carina Luz Pérez
perez.carina@diariouno.net.ar

“Donde deberían hacer cumplir la Ley de Responsabilidad Financiera, la incorporación de personal por la ley de concurso, están ingresando ñoquis”, sintetizó Carlos Simón, delegado de ATE, sobre la incorporación de 18 empleados a planta permanente en el Tribunal de Cuentas. Son personas que no han trabajado antes en esa dependencia ni tienen funciones determinadas, es decir no se trata de trabajadores antiguos contratados cuyo estado laboral debería blanquearse.
Gabriela Chiroli, otra de las representantes gremiales de ATE,  estimó que podrían llegar a ser unas 40 las personas que terminen ingresando, y eso los perjudicaría de múltiples maneras, ya que en paritarias habían solicitado la jornada laboral completa, o extensión horaria, por lo cual buscan ganar más salario.
“Nos dicen que no hay dinero para hacerlo y lo entendemos, pero resulta que por otro lado ingresa esta cantidad de gente, muchos de los cuales son familiares o amigos de los directores y vocales del tribunal”, indicó la sindicalista.
Chiroli y Simón detallaron que en el Ministerio de Hacienda había una partida asignada de $ 4 millones para abonar esa mayor dedicación, según lo pactado en la paritaria 2015, pero eso aún no se cumple. Sí  les resulta muy llamativo que el pase a planta permanente de estas 18 personas cueste exactamente la misma cantidad de dinero.
“Lo único que falta es que algo logrado por los trabajadores sea usado para el ingreso de familiares y amigos”, indicó Simón.
Por otra parte, el salario tiene como uno de sus componentes un ítem llamado fondo estímulo, por el cual  el empleado recibe un premio por cumplir bien con su tarea, el cual termina representando alrededor de 40% del sueldo. Ese fondo tiene partidas destinadas similares, año tras año, y  al ingresar más empleados debe repartirse entre más personas, con lo cual muchos de quienes hoy reciben este dinero podrían perder entre $200 y $600.
Con los “nuevos camaradas” sentados en algunas oficinas, el Tribunal de Cuentas vivió ayer una jornada de asambleas y protestas por el ingreso a planta permanente, mientras otras 20 personas con mayor trayectoria esperan su incorporación luego de llevar varios años contratadas.
Según los delegados de ATE, las protestas seguirán hasta tanto se aclare la situación, dejando la posibilidad abierta de recurrir a la  Fiscalía de Estado para realizar una denuncia formal contra dichas incorporaciones. En particular, porque ningún miembro directivo accedió a reunirse con los trabajadores para, al menos, recibir las inquietudes planteadas.
De todos modos, desde la oficina de prensa del tribunal justificaron los pase a planta  indicando que desde hace más de tres años que no había ingresos de personal a ese organismo de control; que todos lo hicieron con la categoría más baja del escalafón del empleado público y contando con la partida presupuestaria correspondiente.
Además, desmintieron que alguno de los incorporados sean familiares de las autoridades del tribunal y que algunos apellidos coinciden con el de funcionarios, haciendo referencia a María Soledad Baldasso, que sería familiar del ministro de Infraestructura Rolando Baldasso, o Constantino von Zedtwiz, pariente de la senadora Gabriela von Zedwitz.
ATE mostró una lista donde aparecen relacionados los miembros del organismo de control, con el nombre y apellido de los nuevos empleados, a modo de señalar qué autoridad hizo entrar a qué pariente u amigo.
Por ejemplo, en el caso del presidente del tribunal, Carlos Farruggia, se le atribuye el alta de tres estudiantes y de un diseñador gráfico.

Comentarios