Deportes
Miércoles 15 de Marzo de 2017

Aterrador testimonio de un hincha de Boca, tras la peligrosa avalancha

El joven de 18 años tuvo heridas en la cara, quedó inconsciente y tuvo "tres convulsiones".

La avalancha que dejó al menos 16 heridos en la tribuna de Boca durante su visita a Banfield pudo haber sido una tragedia, porque Pablo Maestre, un joven de 18 años, reveló que quedó "inconsciente" y tuvo "tres convulsiones" producto de los golpes sufridos en la caída.

En una entrevista con la agencia NA, Maestre consideró que en la tribuna del estadio "Florencio Sola" había "más gente de las 7500 habilitadas" y denunció que el control policial dejaba pasar personas "sin entradas".

"Ahora estoy un poco mejor, me quedaron las marcas nada más. Tuve heridas en la cara, donde fue lo peor, después el tobillo, el codo y la cadera. La verdad fue un milagro, pensé en lo peor", sostuvo.

Maestre, junto a su novia y un grupo de amigos hinchas de Boca, viajaron como siempre en un micro desde Pablo Nogués, en el partido de Malvinas Argentinas, a seguir al "Xeneize".

avalancha boca



Llegaron temprano, se ubicaron en la tribuna popular casi detrás del arco, en el séptimo escalón de abajo para arriba, justo por encima de las banderas colgadas.

"Había demasiada gente, más de lo pactado, supuestamente iba a haber 7500 personas, pero debería haber diez mil mínimo", opinó en su diálogo telefónico con NA, todavía afectado en su voz.

Pero al momento del primer gol de Darío Benedetto, hubo empujones que derivaron en una avalancha justo en el sector donde estaba Maestre, que no tenía los habituales paraavalanchas, porque estaban rotos.

"No pude prever nada, vino de repente la avalancha, yo quedé inconsciente todo sangrando, mi novia se asustó mucho. Lo que me contaron ella y mis amigos fue que me sacaron para afuera, me lavaron, me hicieron unas preguntas y respondí todo bien, pero cuando volvieron un rato después a hacerme las mismas preguntas, ya no me acordaba de nada", explicó.

"Ahí me volví a desmayar, y cuando me desperté, cuando reaccioné, ya estaba en el hospital, con mi novia al lado y le empecé a hacer preguntas porque no tenía idea lo que había pasado", agregó.

Los médicos le contaron a este joven de 18 años que tuvo una convulsión de camino al hospital, y una vez en la cama de atención volvió a sufrir un episodio similar, y cerca de la 1:00 del domingo, una tercera convulsión.

"Caí de cabeza y la gente se me cayó encima, no reaccionaba. Después del hospital me fui a hacer una tomografía y me dijeron que estaba todo bien, que todo lo que me había pasado había sido producto del golpe en la cabeza, pero no tuve consecuencias de un coágulo o fractura en las extremidades", completó.

Comentarios