Deportes
Jueves 11 de Mayo de 2017

Habló en la previa del Superclásico

Juan Carlos Loustau, padre de Patricio, habló de la tarea que le toca a su hijo en el Boca-River y lo elogió: "Tiene un estilo propio".

Horacio Elizondo, a cargo de Dirección Nacional de Arbitrajes, supremo organismo para las designaciones de árbitros, se inclinó por Patricio Loustau, de 42 años, el mejor "rankeado" en el escalafón AFA para dirigir en "La Bombonera" el 'superclásico' entre Boca y River, y su padre, recordado Juan Carlos, juez internacional en los 80 y 90, lo elogió al decir que su hijo "tiene un estilo propio".

Patricio Loustau se probó en Infantiles de Racing cuando era pequeño y llegó a jugar en Novena. A partir de la adolescencia eligió ser "árbitro de fútbol", siguiendo la carrera exitosa del padre, que tomó la decisión cuando aún no había nacido Patricio. Además del referato es publicista.

"En el´79 ascendí a Primera cuando mí hijo tenía 4 años", refirió a Télam el recordado "Pichi" Loustau, que representó al arbitraje argentino en el Mundial ´90, cuando tuvo a cargo el histórico encuentro de Alemania con Holanda.


¿Quién se quedará con el Super...


"Los árbitros tienen en este tiempo menos recorrido que en nuestra época. Además la tecnología exige mucho más ojo clínico de un juez de fútbol, porque está obligado a no equivocarse o, de hacerlo, lo menos posible.

El clima previo, la presión ambiental hace del fútbol argentino algo distinto", enfatizó Loustau padre.

Juan Carlos aseguró que no cambia "ningún clásico de los dirigidos, uno de los últimos en el Monumental, River y Boca 2-2, donde hubo goles de (Diego) Latorre, Ramón Díaz y el paraguayo (Roberto) Cabañas, allá por 1992. Ni siquiera por los partidos que me tocaron en el Mundial de Italia ´90".

"Si tengo que buscar un espejo en mi carrera, a Carlos Nai Foino por su enorme personalidad. En aquellos años '60 no solo se destacaba en la cancha, sino que era un guía en la vida", concluyó el padre de Patricio, el que dirigirá su cuarto superclásico el próximo domingo.

Comentarios