Deportes
Viernes 17 de Marzo de 2017

Macri acordó con China el intercambio de jugadores para conquistar Asia

Con la llegada del delantero Carlos Tevez como gran vidriera, el presidente de la Nación decidió fomentar las relaciones con el poderoso mercado asiático.

Con la llegada del delantero Carlos Tevez como gran vidriera, el presidente Mauricio Macri sellará en mayo próximo un acuerdo con su par de China, Xi Jinping, para promover el intercambio de jugadores entre ambos países y así intentar conquistar el mercado del dragón asiático.

La idea del mandatario ya había sido anticipada al oriental durante la reunión bilateral que mantuvieron en la ciudad china de Hangzhou en septiembre pasado. En aquella ocasión, el jefe de Estado había resaltado "la colaboración argentina para ayudar a desarrollar aún más el fútbol de China", ante lo cual había propuesto que "dos jugadores de la selección se sumen a los planteles de Boca y River".

Por su parte, Xi había indicado que "los proyectos referidos al fútbol avanzan positivamente" y anticipado que el gigante asiático enviaría "jugadores jóvenes que se reflejen en las figuras de Lionel Messi y Diego Maradona".

A poco más de un mes de que los presidente de ambos países vuelvan a mantener una reunión bilateral en mayo próximo, el embajador chino en la Argentina, Wanming Yan, dialogó con NA y se mostró "optimista" en el acuerdo para ampliar el flujo deportivo bilateral. "Todavía está en la parte de consulta, pero ambas partes tienen altos intereses de que pueda iniciarse un intercambio en proyectos detallados", subrayó el diplomático.

En ese sentido, Wanming explicó que "la parte argentina ya ha hecho una propuesta y se está estudiando por parte de China", lo que se terminará de concretar en mayo próximo. "Muy pronto va a haber una respuesta sobre la posibilidad de firmar algún tipo de convenio o acuerdo sobre el intercambio de futbolistas de ambas partes", agregó.

Asimismo, el embajador se refirió a la llegada del "Apache" al Shanghai Shenhua, equipo que milita en la Superliga de China y que comienza a abrirle las puertas de ese mercado a la Argentina. "Ha jugado muy bien. Es cada día más popular en la sociedad china", celebró Wanming, quien remarcó que el exjugador xeneize "puede ayudar" a afianzar el proyecto que emociona a ambos Gobiernos.

Y agregó: "Tiene buena imagen, es un gran jugador y favorece a un intercambio en el futuro". Mientras para la Argentina se le abriría un mercado multimillonario para el merchandising y ávido de fichar jugadores con los talentos característicos del semillero argentino, China seguiría lubricando su Superliga y alentando a los niños a volcarse al fútbol para cumplir el objetivo de Xi Jinping: que el gigante asiático pueda conseguir en un futuro no muy lejano la primera Copa del Mundo para una selección no europea, ni sudamericana.

Sobre ese último punto, la nación comunista tiene planeado contar con un total de 50 mil escuelas de fútbol infantil para el año 2025 para lograr convertirse en potencia mundial y volver a jugar un Mundial, ya que hasta el momento la actuación en ese sentido ha sido muy pobre: sólo participó del organizado en Corea del Sur y Japón en 2002 y quedó eliminada en primera ronda sin goles a favor y habiendo perdido los tres encuentros ante Brasil, Turquía y Costa Rica.

La intención del jefe de Estado de ampliar los horizontes del fútbol argentino tiene antecedentes bien conocidos por él, ya que durante su etapa como presidente de Boca Juniors había incorporado a dos jugadores chinos. En 2004, el Xeneize, entonces dirigido por Carlos Bianchi, había sumado al plantel al delantero Li Yao y al mediocampista Li Guo Xi.

Sin embargo, los bajos rendimientos de los deportistas orientales habían obligado al "Virrey" a apartarlos del equipo de La Ribera. Un año antes, había intentado que el entonces jugador y actual técnico xeneize, Gustavo Barros Schelotto, se convierta en "el Marco Polo de Boca", aunque había chocado contra la negativa del Mellizo.

"Ya le dije que será el Marco Polo de Boca porque será el primero que llega a China y va a hacer que muchos otros sigan su camino", había manifestado en aquella ocasión. Macri también había apuntado a lo mismo durante su gestión al frente de la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, cuando en 2014 había firmado un acuerdo con Boca, River, San Lorenzo y Vélez para "aportar parte del fichaje que cueste el jugador chino".

En su paso por el "Xeneize", el ahora Presidente había comenzado su plan por internacionalizar a Boca, en coincidencia con la obtención de varias copas, y en ese sentido había puesto los ojos en Oriente. Caídos en el olvido aquellos dos jugadores chinos, el asiático que sí es recordado por su paso por el club azul y amarrillo es el japonés Naohiro Takahara.

A pesar de haber convertido sólo un gol, en un 6 a 1 contra Lanús en La Bombonera, el delantero quedó en la Historia del fútbol argentino por ser el primer japonés en jugar en la Primera División. De esta manera, con Tévez cumpliendo el mentado rol de "Marco Polo" que le asignará Macri, el fútbol argentino podrá conquistar el país más poblado del mundo.

Comentarios