Deportes
Jueves 12 de Octubre de 2017

Newell's tuvo una asamblea violenta que terminó con golpes, sillazos y agresiones

La dirigencia de Newell's dio por "aprobado" el balance 2016/17, mientras que la oposición la declaró "nula". IGPJ revisará lo sucedido.

La asamblea general ordinaria de Newell's estuvo enmarcada por hechos violentos y entregó distintas lecturas. Según quién la realice tendrá los motivos para sostener sus verdades. Del lado del oficialismo: "se aprobó la memoria y balance". A la oposición no le quedan dudas: "fue nula". Y esto no es como en el fútbol que puede haber empate, ni se define por penales. Existe una instancia en la que aparece el encargado de dar el veredicto, se trata de Inspección General de Personas Jurídicas (IGPJ), que "revisará todo lo actuado".

La falta de consenso con la que se llegó pese a las reuniones que existieron para que se pospusiera con un cuarto intermedio de al menos quince o veinte días, hacía prever que los incidentes podrían sucederse, obviamente no todo lo malo que pasó en medio, porque no pasaron ni cinco minutos tranquilos desde su inicio cuando se originó el primer hecho bochornoso.


La moción de quién conduciría el acto fue el desencadenante. Ni se llegó a mencionar la palabra "balance", que era la clave de la reunión convocada a las 19 horas en el estadio cubierto y con medidas de seguridad para que nada malo sucediera. Pero pasó. Hubo un operativo policial afuera, pero no adentro, y eso también dividió opiniones.


Asamblea NOB


De un lado, como es lógico, el oficialismo propuso conducir la asamblea por intermedio del vicepresidente 1º Juan Matías y el secretario José Menchón; debido a que el presidente Eduardo Bermúdez estuvo ausente "por cuestiones médicas". Del otro, la propuesta para que estuviera a cargo de las facciones opositoras con Daniel Giraudo (Agrupación ADN Leproso) a la cabeza junto a Juan Pablo Bellunghi (Pertenecia Leprosa).

En el primer recuento, a simple vista y por mano levantada cada parte dijo tener mayoría. Y el oficialismo aceptó una "segunda vuelta" en la que se dividieran por sectores. Y en ese cruce buscando cada uno su lugar, los incidentes fueron los que ganaron la escena. Empujones, piñas, sillas voladoras, corridas, etcétera. Si hasta se escuchó, en varios videos que enseguida circularon por la web, que "la asamblea se suspende" debido a las agresiones. En ellos se pudo ver como, por ejemplo, agredían al opositor Ariel Moresco (Movimiento 1974).

Sin embargo todo continuó. Afuera con socios que habían salido por las corridas, por las agresiones, hasta con lesiones visibles (uno con un corte notorio sobre la ceja derecha, otro sangrando y varios acusando golpes no visibles). Adentro, cuando se tranquilizó, el oficialismo dio continuidad y finalmente "se aprobó el balance".


comunicado.jpg


Obviamente, cada parte expresó lo suyo en diálogo con Ovación.

Desde la dirigencia, sostuvieron: "La mayoría, en un 90 por ciento de unos 400 ó 500 socios, aprobó el balance. Entendieron que pese a que los números no fueron favorables, priorizaron la vida institucional de Newell's". Asimismo, hicieron saber que "tenemos todo filmado y está a disposición de la IGPJ".

La oposición consideró que "no puede ser válida una asamblea en la que no pudimos participar porque nos corrieron a piñas y sillazos". También, uno de ellos, Lisandro Brebbia, contó ni bien salió que "hablé con el doctor (Luciano) Lerme, de IPGJ, y me dijo que «la asamblea ya era nula»".

A todo esto, mientras se sucedían los hechos violentos en el recinto de la asamblea, afuera personal policial controlaba que nada sucediera con el grupo de unos ciento cincuenta hinchas leprosos que se habían reunido en torno al Palomar, y que pasado un rato empezaron con sus cánticos. No protagonizaron incidentes, pero evidentemente fueron a dar "el presente". Claro, unos dijeron que estaban "para amedrentar" y otros que "mientras no participen de incidentes no podemos hacer nada por evitar su presencia".

En cuanto a la pelea interna, hubo dos posturas bien diferenciadas que se manifestaron en distintos canales de comunicación, como también con este diario, acusándose. El vicepresidente 2º Cristian D'Amico culpó a "Giraudo, Federico Ripani y sus acompañantes, que aún no entendieron que las elecciones ya pasaron, las perdieron, y hoy deberían sumar para el bien de Newell's". Algo que la dirigencia ratificó en un escrito en el que además informa que se les iniciará acciones judiciales y en el tribunal de disciplina del club. Mientras que Daniel Giraudo acusó a la dirigencia de que "armaron todo para que se sucedieran los actos violentos para salirse con la suya".

Ahora, más allá de todas las declaraciones cruzadas, habrá que esperar la definición que está en manos de la IGPJ. Si le da la razón al oficialismo de asegurar que "el balance 2016/2017 quedó aprobado", lo que ratificaron con un comunicado a última hora de anoche (ver aparte), más allá de que los números dieron en rojo. O dictamina una nueva asamblea, como pretende la oposición, con mayor tiempo para analizar el por qué de esos números. Lo cierto es que en Newell's nada es tranquilidad.

Comunicado de la dirigencia

Con la firma de la CD, anoche la entidad del Parque informó que "la asamblea de socios aprobó el balance 2016/17". En la nota se agrega que la dirigencia "repudia categóricamente los lamentables hechos de violencia sucedidos en este acto institucional". Además, "se responsabiliza a los socios Ripani y Giraudo y a sectores que representan por desestabilizar la reunión".


Comentarios