Más noticias
Miércoles 23 de Noviembre de 2011

Desalojaron a una familia de puesteros en Malargüe

La medida se instrumentó este lunes cuando cerca del mediodía arribaron varios efectivos de la policía y gendarmería junto a un oficial de justicia para hacer efectiva la medid: Según los antecedentes, " la empresa de capitales malayos había adquirido en 1998 unas 250.000 hectáreas, donde se encontraban las 8.000 de los Díaz".

La familia de Nélida Pavez Vda. de Díaz fue desalojada del puesto que ocupa en campo El Álamo, más conocido en Malargüe como campo de los malayos porque sus actuales propietarios son de esa nacionalidad, por orden del Juzgado Federal de San Rafael.

La medida se instrumentó este lunes cuando cerca del mediodía arribaron varios efectivos de la policía y gendarmería junto a un oficial de justicia para hacer efectiva la medida que le solicitó el Dr. Eduardo Ariel Puidéngolas, Juez Federal Subrogante, al titular del juzgado de faltas de Malargüe Dr. Miguel Passolas Roca.

 Hugo Díaz, uno de los hijos de la mujer, exhibió a UNO una cédula de notificación de la orden judicial, fechada el 08 de noviembre pasado, donde el magistrado subrogante indicó que “se proceda al desalojo del inmueble denominado puesto Rojas o puesto Agua de Las Vacas o puesto La Horqueta, fracción campo El Álamo ubicado en la ruta nacional 40 entre los kilómetros 2972 y 2974” habitado por Nélida Pavés Vda. de Díaz, Ricardo Alberto Díaz, Hugo Jerónimo Díaz, Héctor Fermín Díaz, Roberto Fabián Díaz y Silvia Deolinda Díaz y/o cualquier otro ocupante.

Se autorizó el uso de la fuerza pública, el desalojo y el allanamiento de domicilio.

“Nos han dado 48 horas para desalojar totalmente el puesto, los policías y los gendarmes ya cargaron todas nuestras pertenencias y se las llevaron. Ahora nos quedan aquí solamente las cabras” dijo el joven que atendió a este medio en una tranquera de acceso al puesto, dado que los uniformados impidieron el ingreso del periodismo al lugar donde se ubica la vivienda.

Agregó que “en ningún momento nos notificaron de la medida, el Juzgado nos tendría que haber avisado 15 días previos al desalojo, por eso vamos a plantear al tribunal que la revea”.

 “Lo que nos queda es tratar de que la orden quede sin efecto, por eso nos vamos hacer presentes en el Juzgado Federal con nuestro abogado  (Bernardino Izuel).  Trataremos de plantear la suspensión de la medida porque los animales están pariendo, nos han dado un tiempo muy corto y no tenemos dónde llevar las cabras y los chivitos” puntualizó el hombre que permanecía junto a uno de sus hermanos custodiando el piño de crianza.

Mientras se aguarda la respuesta que el Dr. Puidéngolas pueda formular al planteo de los Díaz, los gendarmes y policías permanecen en el puesto, donde se observaron varios móviles de ambas fuerzas e inclusive una ambulancia de la fuerza de seguridad nacional.

Historia

La empresa Nieves de Mendoza S.A.   recurrió a la justicia en 2002 iniciando una demanda contra la familia Díaz y/o cualquier otro ocupante del puesto, luego de que la misma no los reconociera como propietario. La empresa de capitales malayos  había adquirido en 1998 unas 250.000 hectáreas, donde se encontraban las 8.000 de los Díaz.

Los puesteros argumentaron a su favor  que llevaban más de 20 años viviendo en el lugar sin reconocer dueño y que contaban con un certificado de julio de 1996, en que se dejaba constancia de ese hecho.

En el año 2005 hubo una medida judicial de desalojo que tuvo trascendencia pública. Tiempo después los Díaz ganaron en primera instancia el juicio, pero perdieron las siguientes, a raíz de las apelaciones que efectuaron los representantes de la firma.

Paralelamente, por iniciativa de los ahora desalojados, comenzó otro juicio, en este caso por prescripción adquisitiva, el que aún no ha tenido dictamen.

 

Comentarios