Policiales
Lunes 22 de Febrero de 2016

Desesperante búsqueda del joven que se perdió en el Valle Grande

Un gran despliegue policial con apoyo de bomberos recorre la zona donde se perdió Rodrigo Osorio. Padres y familiares están en el Valle Grande a la espera de novedades.

Un gran despliegue policial con apoyo de bomberos y miembros de la comunidad que conduce el pastor Víctor Doroschuk buscan desesperadamente al joven Rodrigo Osorio que se perdió el sábado por la tarde en el lago grande del Valle Grande. 
Unos 6 buzos ingresaron esta mañana al lago apoyados por personal de caballería y de canes que lo hicieron por vía terrestre. Además personal de la Policía Vial recorrió las inmediaciones.
Rodrigo quedó varado en las playitas que se encuentran frente al club de Pescadores. Allí, sus compañeros del campamento, que organizó la iglesia evangélica Vida y Paz, hallaron el sábado un par de zapatillas y los anteojos que llevaba el joven. 
En principio los chicos no se dieron cuenta que estos elementos pertenecían a Rodrigo pero al llegar al campamento, pasadas las 20, en un predio ubicado en Rama Caída advirtieron su ausencia. 
En ese instante comenzó una pequeña búsqueda que finalizó a las pocas horas hasta que el domingo por la mañana le comunicaron a los padres que Rodrigo había desaparecido.
En este contexto, Walter Osorio, padre de Rodrigo señaló a UNO de San Rafael que "apenas tuvimos conocimiento de esta novedad, con la madre de Rodrigo hicimos la denuncia". A partir de ese instante, se inció el operativo que este domingo contó con el apoyo del helicóptero Halcón 1 y una avioneta particular. 
El padre de Rodrigo no se explica por qué tardaron 10 horas las autoridades del campamento en avisarle que su hijo estaba desaparecido y negó también , como alguna versión lo había indicado que "hubo un llamado el sábado". 
Lo cierto es que Walter llevó el viernes a su hijo hasta el Tabernáculo de Vida y Paz desde donde salió el contingente que se alojó en carpas en el predio Jesús María ubicado sobre Ejército de Los Andes sin número del distrito de Rama Caída. Ese fue el último contacto que tuvo Rodrigo con algún familiar. 
A partir del viernes no hubo más contactos y ahora los investigadores están analizando el telefóno celular de Rodrigo que quedó dentro de su mochila con la que no viajó a esta excursión. 
La causa quedó radicada en el Tercer Juzgado de Instrucción a cargo de Gabriel Ravagnani.

Comentarios