Deportes
Domingo 15 de Noviembre de 2015

Desplante del millonario a Talleres

El encuentro perdió atractivo ya que el equipo millonario decidió enviar un plantel de juveniles y ni siquiera viajó Marcelo Gallardo.  

La reserva de River jugará hoy un partido amistoso en el estadio Mario Alberto Kempes contra Talleres, en el marco de los festejos por el ascenso a la Primera B Nacional del equipo cordobés.

   El encuentro, que comenzará a las 17.45, perdió atractivo para los cordobeses ya que el equipo millonario decidió enviar un plantel de juveniles y ni siquiera viajó el entrenador Marcelo Gallardo.

   En el banco estará como DT de River Facundo Villalba, actual orientador de la reserva.

   “Cada institución tiene su organización. Sabemos que tienen sus compromisos. No llamaría a Gallardo porque soy muy respetuoso. No me tengo que meter, pero me hubiese gustado jugar contra el River titular”, se lamentó el entrenador de Talleres, Frank Darío Kudelka, al enterarse de que los de Núñez irán con la reserva.

   Los únicos profesionales del plantel riverplatense que viajaron serán el arquero Augusto Batalla, el defensor Leandro Vega y el mediocampista Guido Rodríguez.

   Quienes acompañarán en la celebración serán Augusto Batalla, Ramón Velazco, Pablo Carreras, Gonzalo Montiel, Daniel Martínez, Kevin Sibille, Guido Rodríguez, Lautaro Arellano, Nicolás Godoy, Zacarías Morán, Luis Olivera, Mauro Burruchaga, Augusto Aguirre, Leandro Vega, Ezequiel Palacios, Franco López, Claudio Salto, Abel Casquete, Nicolás Franco y Elvio Gelmini.

   Una auténtica falta de respeto hacia la institución cordobesa que logró el retorno a la B Nacional hace un par semanas tras derrotar a Sol de América de Formosa.

   El conjunto tallarín ya había logrado ascender a la B Nacional hace un par de temporadas, pero no pudo mantener el lugar que tanto le había costado conseguir y descendió otra vez al al Federal A.

   Es por eso que el máximo desafío de la dirigencia albiazul es realizar una campaña de consolidación en la B Nacional para después intentar recuperar el lugar que le pertenece por historia que, indudablemente, es la máxima categoría del fútbol argentino.

   Pese el desplante millonario, casi un desprecio, se espera una concurrencia notable, como sucede cada vez que Talleres sale a la cancha.

   El estadio fue puesto en condiciones tras los incidentes que provocó un sector de la hinchada de Central luego de perder la final de la Copa Argentina con Boca.

   Contó el ex tenista Agustín Calleri, titular de la Agencia Córdoba Deportes, que la empresa organizadora de la Copa se hizo cargo de las reparaciones.

   Los problemas más graves fueron ocasionados en la tribuna popular Willington, en la que debieron cambiarse trece paños de vidrio blindado. Además se repusieron unas 500 butacas de la tribuna Ardiles.

Fuente: Diario La Capital (Rosario) 

Comentarios