San Rafael
Lunes 12 de Septiembre de 2016

Después de 20 operaciones se recupera la nena electrocutada

El accidente ocurrió el 23 de julio en la Isla del Río Diamante. Una descarga eléctrica la atravesó y casi la mata. Afectó el 40% de su cuerpo. Le injertaron piel en los brazos, las manos, el tórax, piernas y en glúteos.

El 23 de julio la vida de Samira Valdez, de 7 años, cambió para siempre cuando una descarga eléctrica desde una línea de alta tensión atravesó su cuerpo y la dejó al borde la muerte. Es que la electricidad le produjo quemaduras en el 40% de su cuerpito, de las cuales el 20% fueron de carácter gravísimas.

A partir de ese lamentable accidente, que sucedió el día del cumpleaños de su mamá, en calle Amapola y callejón Fernández cuando Samira jugaba con unos amiguitos, los médicos comenzaron a luchar para salvarle la vida.

La niña fue internada en la terapia intensiva pediátrica del Schestakow donde permaneció 47 días. Fue sometida a unas 20 intervenciones quirúrgicas en brazos, manitos, la pierna derecha, el tórax, los glúteos y ambos pies.

Hace cinco días, después del último injerto de piel que le realizaron, pasó a una sala de aislamiento en el área de pediatría. Es que cualquier bacteria o virus podría poner en jaque su vida.

"Samira sigue con pronóstico reservado porque estamos luchando para evitar cualquier infección que pueda poner en riesgo su salud", explicó el cirujano plástico Franco Rosso.

El especialista informó que "desde que la empezamos atender lo primero que hicimos fue estabilizarla y luego comenzaron las operaciones para injertarle piel en las zonas más afectadas". Es así que con piel de los muslos de la pequeña se cubrieron las lesiones en el tórax, los glúteos, parte de la pierna derecha y los brazos. Ahora, mencionó Rosso, "hay que esperar que esos injertos se expandan" y "por suerte no hubo rechazos y está evolucionando favorablemente".

También se le reconstruyó uno de los pies por donde se liberó la descarga eléctrica. En ese sentido, el médico informó que "por suerte no hubo que amputarlo".

Para la familia de Samira fueron días de angustia y tristeza. Su papá Isaac Valdez (25) dejó de trabajar y desde que ocurrió el accidente la acompañó todos los días.

"Mi hija es una nena muy inquieta que siempre estaba jugando con sus amigos", afirmó el papá, y recordó que "ese día salimos a la mañana con sus otros cuatro hermanos a comprar un bizcochuelo para festejar el cumpleaños de mi esposa. Luego almorzamos y a la siesta Samira salió a jugar a la pelota con otros amiguitos".

Isaac junto a un amigo se ausentaron por un rato y en ese lapso ocurrió el accidente. "Cuando volví me enteré de lo que había ocurrido", explicó, y agregó que "ella estaba jugando con una piola, no con un barrilete como dijo la Policía, y se produjo la descarga eléctrica. Una testigo dijo que vio caer una bola de fuego".

Desde ese día todo cambió, los hermanos se fueron enterando de a poco, uno de ellos hasta llegó a decir que Samira estaba muerta. Sin embargo nada de eso ocurrió, "ahora estamos mejor, con mucha más esperanza porque mi hija superó todas las operaciones y se está recuperando", señaló el padre con una mueca de alegría en su rostro.

La pequeña es alumna del segundo grado de la escuela "La Buena Madre". Todavía, según los médicos, "le quedaría más de 40 días de internación para que le den el alta".

"El 29 de octubre es su cumpleaños y ojalá lo podamos festejar en casa junto a toda la familia", dijo Isaac que en su relato no dejó de agradecer a todos los que colaboraron de una y otra manera para sostener a su familia.

Recuperación

La pequeña deberá esperar a que los injertos se expandan para someterse luego a otras operaciones que la recuperen desde lo estético.

Solidaridad

Desconocidos y amigos de la familia colaboraron con dinero y mercadería para sostener a la familia debido a que el padre tuvo que dejar de trabajar para cuidarla.

Riesgos

Samira está internada en el primer piso del hospital Schestakow, en Pediatría, en una sala de aislamiento para evitar cualquier tipo de infección que haga correr peligro su vida.

Comentarios