Policiales
Viernes 08 de Abril de 2016

Desvío de camiones en Alvear: ahora el blanco de los ataques es la policía

Durante tres noches consecutivas los móviles policiales fueron atacados a piedrazos. En la noche del miércoles hubo un fuerte enfrentamiento entre los vándalos y las fuerzas de seguridad. 

La escalada de violencia en la zona de calle Circunvalación en Alvear sigue en aumento. Ahora no conformes con el cambio de traza del desvío de camiones, los vándalos recorren los 150 metros que los separan del nuevo paso del transporte de carga pesada en Chacabuco y Libertad y tienen como hobby apedrear a la policía que patrulla el lugar.  
Desde que comenzó la semana se produjeron hechos calcados pero el del miércoles por la noche derivó en fuertes enfrentamientos. De los disturbios tres personas fueron demoradas y sólo uno quedó alojado en los calabozos de la Comisaría 14. También varias unidades resultaron con serios daños.
La ola de robos que asolaba a los camioneros que transitaban por calle Circunvalación obligó a las autoridades a devolver el desvío a la vieja traza en Chacabuco y Libertad para unir la ruta nacional 143 con la 188 y como medida preventiva se apostaron móviles policiales recorriendo el área para garantizar la seguridad de transportistas y vecinos.
Pero la tranquilidad no duró mucho. Desde la noche del lunes, los delincuentes que solían robar o agredir  a los choferes cuando pasaban por Circunvalación, corrieron la zona del conflicto al barrio San Carlos (Chacabuco y Libertad) y modificaron el blanco de sus ataques porque directamente se enfocaron en la policía.
Cuando el sol comienza a caer los vándalos inician la batalla lanzando una lluvia de piedras sobre los móviles.
El lunes le reventaron la ventanilla del acompañante a uno de los camiones y los vidrios rotos cayeron sobre el rostro de una mujer provocándole algunas lesiones.
El martes los vecinos del barrio San Carlos también salieron perjudicados, se vieron obligados a cerrar las puertas de sus negocios (almacenes, rotiserías gomerías) ante las agresiones que recibieron.
Pero el miércoles se desataron los enfrentamientos más graves.  Como había rumores que la violencia volvería a tomar el desvío de camiones, la policía apostó refuerzos y cuando los vándalos lanzaron un nuevo ataque hacia los efectivos, personal de distintas dependencias policiales rodeó el lugar.  
“Atacaron a la policía por el solo de estar patrullando la zona porque no se había hecho ninguna intervención, solo se recorría el lugar para darle seguridad a los vecinos y transportistas. Esta gente tiene ensañamiento con la policía”, dijo el subcomisario Sergio Agostini de la Comisaría 14 de Alvear.
La batahola se extendió por más de un ahora. Los delincuentes destruyeron gran parte de las luminarias y ocultos entre las sombras atacaban a los efectivos que respondieron con balas de goma y gases.
Los agresores “tenían una provisión de piedras listas para usar que estaban escondidas en una placita que hay en las cercanía y había niños que tiraban con gomeras”, contó una fuente policial.   
La batalla terminó con tres personas demoradas, entre ellas un joven de 17 años, pero en el final de la jornada solo uno quedó detenido por resistencia a la autoridad y daños.
Mientras tanto se replican las reuniones entre las  autoridades policiales, judiciales y de la comuna para intentar darle un corte definitivo a los conflictos.

Comentarios