Política
Domingo 03 de Abril de 2016

Detenciones e imputaciones dividen aún más al peronismo

Desde los distintos sectores opinan en forma opuesta sobre lo que se debe hacer con los funcionarios cuestionados. Los azules priorizan el beneficio de la duda. En el sector de los Félix tienen la idea de no proteger a nadie.

Por Paola Ale
El Frente para la Victoria sumó en las últimas horas nuevos problemas: un intendente preso y obligado a renunciar (Sergio Salgado, de Santa Rosa), más un ex gobernador, Francisco Pérez, imputado junto con un grupo de funcionarios/compañeros en las mismas condiciones.
Estos casos han oficiado de parteaguas en el conflicto interno del principal partido opositor al gobierno de Alfredo Cornejo.
Es que mientras los azules intentan poner paños fríos en el escándalo y darle una chance a Salgado para que demuestre su inocencia, Integración, el sector de los hermanos Félix, asegura que hay que dejar actuar a la Justicia y que el que se equivocó debe pagar por lo que hizo para darle transparencia a la política.
El peronismo está muy lejos de coincidir, al menos por ahora.
Una chance más
Muy preocupado se lo escuchó al ex presidente de la Cámara de Diputados Jorge Tanús, perteneciente al sector azul del justicialismo local. Pero al mismo tiempo se mostró a favor de darle una oportunidad a Salgado para que demuestre su inocencia.
El diputado justicialista aseguró que después del devastador año electoral que pasaron, esto le agrega angustia a la situación.
Evitó referirse al PJ en particular. "Por supuesto que nos afecta, que afecta al partido, pero este tipo de situaciones le hace mal a la credibilidad política en general", afirmó Tanús.
También dijo que se ha estado ocupando del tema Santa Rosa, reuniéndose con el intendente de San Martin, Jorge Giménez, y también con allegados de Salgado, que se mostraron realmente consternados por la semana vivida.
"Es un momento muy difícil. Era un cacique nuestro y no nos da lo mismo lo que está ocurriendo. Por el bien del partido, de la política y del departamento de Santa Rosa, esperamos que pueda explicar lo que sucedió. La verdad es que no creemos que se haya enriquecido a costa de la provincia ni que haya tenido la intención de cometer estos hechos dolosos".
En cuanto a lo partidario, Tanús explicó que estos son momentos muy complicados para la fuerza política a la que pertenece y que las consecuencias se superarán paulatinamente.
"Nos tenemos que dar un tiempo para revisar los errores y lo estamos haciendo en privado, no hay actividades colectivas. Nos cuesta y duele pasar por esto pero hay que hacer un mea culpa, para no volver a cometer los mismos errores en el futuro", aseveró.
Tolerancia cero
En tanto, Omar Félix, uno de los dirigentes sanrafaelinos –el sector sureño que se amplía y consigue adeptos– fue muy claro: "Hay dos cosas que los peronistas no nos podemos permitir ante una situación tan espinosa como ésta. Una es proteger a cualquier persona con responsabilidades, o con causas pendientes con la Justicia. Otra es que nadie quiera venir a utilizar al Poder Judicial para perjudicar una institución partidaria".
De sus declaraciones se lee que tanto él como sus más cercanos colaboradores están convencidos de que Salgado debe comparecer ante la Justicia y dar respuestas, si las tuviera.
"Esto le imprime transparencia y legitimidad a la política y es lo que estamos necesitando", subrayó.
Y también le dispara una indirecta al gobierno del frente Cambia Mendoza, del que muchos peronistas sospechan que quiso utilizar el caso a su favor, a modo de "cortina de humo".
El mismo Salgado acusó a Cornejo de esto en las últimas comunicaciones que mantuvo con la prensa y en su carta de renuncia.
"Lo que el peronismo tiene que hacer es un esfuerzo por preservar la institución, y que sea a través de la transparencia; dejar a la Justicia actuar, y que sea ella la que determine responsabilidades. El mejor aporte que podemos hacer es colaborar", remarcó.
Agregó que es inminente y necesario iniciar un período de renovación de autoridades institucionales. "Debe haber un fuerte debate interno. Recuperar las banderas y los valores históricos del PJ y exigir a la Justicia que resuelva con celeridad lo que haya que resolver", apuntó el sureño. No dejó de mencionar que, pese a que el PJ se ha visto muy dañado, tanto por la imputación de Pérez como por la detención y renuncia de Salgado, los más afectados ahora son los vecinos de Santa Rosa, a los que hay que llevar tranquilidad y garantizar que se saldrá de esta crisis en el marco de la institucionalidad democrática.

Comentarios