Espectáculos
Martes 27 de Septiembre de 2011

Diez años de desenfreno pop

Selva Florencia Manzur
uno_mendoza@diariouno.net.ar

Miranda! cantó en Mendoza por primera vez en 2002 cuando Imán empezaba a copar las radios y más de uno se preguntaba “¿cómo se baila esta música?”. Ese año y el siguiente volvieron para animar distintas fiestas y, años más tarde, como acto central de la Vendimia Eletrónica.

Desde esos primeros pasos en los que tuvieron que defender a ultranza su linaje ultra pop hasta la edición de Magistral, su nuevo disco, han pasado 10 años, y a ellos les ha pasado de todo.

Miranda! viene de una década en la que llenaron el Luna Park, tocaron con Gustavo Cerati, giraron por México y Estados Unidos, y hace tan sólo unos días se subieron al escenario de River para abrir la gira de Ricky Martin.

Y con la excusa de celebrar este aniversario, hablamos con Ale Sergi, quien reflexionó sobre la meteórica carrera de una de las bandas más estrafalarias del ámbito nacional. Ademas, el extrovertido líder adelantó que el 15 de octubre volverán a Mendoza para tocar en Chacras de Coria.

–Cumplen 10 años como banda ¿qué reflexión hacés de este viaje?
–Tratamos de no hablar mucho de lo que pasó, sí de seguir planificando cosas nuevas, por eso quisimos festejar haciendo algo nuevo. Nos pasó de todo, empezamos tocando para muy poca gente, después empezamos a salir del país y hemos llegado a escenarios increíbles, como el de Mendoza, en Talleres. Estar abriendo la gira de Ricky Martin para nosotros es un honor, yo la gira anterior lo fui a ver y ahora me toca tocar, lo cual es una alegría enorme. Estamos muy contentos de lo hecho y pensando en qué más hacer.

 

 

–En Magistral hay una canción que se llama 10 años después y vos cantás “tengo la impresión de no ser el mismo, el mismo que fui”. ¿Te cambió el éxito?
–Siento que cambié, pero no por la fama o el éxito sino por todo. Pasaron 10 años y en toda persona habría un cambio. Las cosas que nos pasaron, obviamente, me conmovieron, pero no tiene que ver sólo con la fama. Esa canción habla más de la pérdida de la inocencia, que es lo que trato de no perder, pero es inevitable. Empezás a ver cómo es todo, que no es un mundo tan de ensueño como pensaba que era hace 10 años.

–¿Fue difícil alcanzar el éxito siendo que Argentina no es un país muy consumidor de pop?
–En verdad, llamamos la atención rápido por eso, porque hacíamos algo distinto. Tuvimos un crecimiento bastante rápido, para el segundo disco ya estábamos en el Luna Park y girando por México y Estados Unidos, una locura. No podríamos decir que nos costó, pero ya veníamos de otras experiencias y si contamos toda esa parte previa, podemos decir que nos costó. Pero una vez que nos encontramos con Miranda! las cosas pasaron muy rápido.

–Elegí un momento surrealista que te haya dado la fama…
–¡Hay tantos! Todo es un poco surrealista, no todo es tan glamorososcomo se ve, y eso es lo que más risa me da. Todos los hechos que hemos vivido los viví en el equilibrio de no saber si eran reales o no. Una vez, en unos premios MTV, me pasó por al lado Robert Smith y me quedé petrificado, porque cuando era yo tenía 15 años lo escuchaba y me vestía como él. Y de repente, estar rodeado de tanta gente que admirás, parece más de filme. Pero termina todo y después tu camioneta no llegó a buscarte y llegás tarde a la fiesta. Al final, es un ida y vuelta entre la fantasía y la realidad.

–En Dice lo que siente hablás de bajar música, ¿qué opinás del futuro al que va la industria por la piratería?
–Creo que la gente siempre tiene ganas de escuchar música, y lo hace de la manera que pueda y le resulte cómoda. Las disquerías se terminan volviendo un obstáculo, porque no tienen todo lo que querés. No siento que hayan mimado al comprador de música como se debe. El que va a comprar un disco ahora es un héroe, porque es un artículo de lujo por el precio que tiene y muchas veces, no lo vale. Soy comprador de música y muchas veces me he sentido decepcionado en las grandes tiendas y las cosas que no encuentro, no me queda otra que bajármelas. En Argentina, la tienda iTunes todavía no está y eso tiene que cambiar. No es que la gente no quiera pagar, es que a veces no hay dónde comprar. Celebro todas estas transformaciones, siento que vivimos una etapa de transición y que el juego se está abriendo. No me cierro a eso. En lo personal, si alguien baja discos nuestros, prefiero perder eso y ganar todo lo que espero ir ganando con el tiempo. Creo que no hay vuelta atrás con la venta de discos, porque no la apoyan ni las disquerías, que cada vez tienen más espacio para teléfonos que para discos, no veo por qué seguir insistiendo.

–¿Por qué se llama Magistral?
–Surgió sin querer. Es como un estándar de excelencia que nos propusimos para el disco, que lo hicimos todo en nuestro estudio y exigiendo al máximo nuestras capacidades. Sabiendo que, cuando termináramos, íbamos a ir a lo de Cachorro López a darle el toque magistral, como decimos nosotros, y estuvimos dos semanas ahí para ponerle un moño magistral a todo. Eso fue lo que hicimos y de ahí salió el título. Puede sonar un poco a ego, pero no nos preocupa.

–¿Pensás en una carrera solista?
–Es que todo lo que hago cuando escribo canciones para películas o con otros artistas es eso. Comparto mucho con los chicos de Miranda! Recién cuando me junté con ellos conseguí algo que solo no hubiera logrado, y valoro eso. Toco con un grupo que me gusta y en el que me encanta estar. El solista tiene más peso sobre sus espaldas y no sé si tengo ganas de soportar algo así. No vería por qué hacerlo.

 

 

“Lo del camarín con Ricky es un delirio total”
En medio de la minigira de Ricky Martin por el país, se corrió como pólvora el rumor de que Miranda! había desairado al ídolo por no querer atenderlo en su camarín antes del show en River Plate. Sin embargo, en diálogo con Escenario & Tendencias, Ale Sergi aclaró que la noticia fue una fabricación total.

–Dijeron que no quisieron atender a Ricky en el camarín...
–No sé cómo fue, decían que pasó en River y nosotros en River no lo vimos. Él nos vino a saludar en Córdoba y tuvo la mejor onda, le agradecimos y después salió eso. Igual, lo publicó un medio así nomás, cuando lo vi, me dio bronca y hablé por Twitter. Me pareció feo que inventen una cosa así, porque nosotros no somos de armar ese tipo de escándalos. Aparte, pusieron declaraciones nuestras que nunca le dimos a ningún periodista, una cosa rarísima.

–Entonces, nunca pasó...
–Pasó que vino a saludarnos al camarín, pero ¿cómo no lo vamos a atender? ¡No estamos locos nosotros! Él entró a saludarnos y todo. Ahí salió que lo habíamos ignorado y que pedíamos disculpas públicas ¡Un delirio total! Si llegamos a hacer eso, ¿sabés cómo nos echan de una patada de la gira?

–Dijeron que ustedes lo habían aclarado en el programa de Lalo Mir...
–En lo de Lalo Mir no aclaramos nada, pero todo lo que se habla ahí es en chiste. Quizás, los chistes que hacés al aire en el papel quedan distintos, así también se pueden inventar cualquier cosa. ¡Todo lo que se dijo es un delirio! ¿En qué cabeza cabe? ¿Cómo vamos a hacer eso? Estábamos recontentos de que nos venga a saludar y de que nos haya elegido.

Comentarios