País
Jueves 10 de Marzo de 2016

Dio a luz a una nena en el baño de un hospital, la dejó abandonada en el inodoro y la beba murió

La directora del hospital relató a La Capital el macabro episodio que arrancó a la madrugada de anteayer, cuando la mujer se presentó en la guardia solicitando atención médica por dolores abdominales.

Una mujer dio a luz el martes último en el baño del Hospital Granaderos a Caballo de San Lorenzo y abandonó allí a su beba de seis meses de gestación que, pese a las tareas de reanimación, murió a los pocos minutos de ser descubierta dentro del inodoro por personal de seguridad del de salud. La parturienta negó en todo momento haber estado embarazada y dado a luz.
 
La directora del hospital, Adelina Ontivero, relató a este diario el macabro episodio que arrancó a las 3.45 de la madrugada de anteayer, cuando la mujer se presentó en la guardia solicitando atención médica por dolores abdominales. “Justo cuando le tocaba, en vez de entrar al consultorio se va al baño y como el personal de mesa de entradas detectó que estaba en actitud sospechosa porque le pareció que estaba sangrando, llamó a una tocoginecóloga que estaba en el piso superior”, contó la profesional.
 
“Cuando la médica baja, la mujer ya había salido del baño y estaba esperando la atención. Ingresa entonces al consultorio, pero se niega a que la revisen porque estaba sangrando. La tocoginecóloga le preguntó entonces si estaba embarazada, si tenía el período, o cuál era la circunstancia, pero la mujer negó estar gestando y la médica notó que no tenía panza, seguramente porque era delgadita. Mientras esto sucedía, desde mesa de entradas pidieron al personal del destacamento que tenemos ahí que ingresara a revisar el baño, y ahí encontraron a la beba dentro del inodoro envuelta en la bolsa, con la placenta y el cordón, todo unido”, señaló Ontivero.
 
Reanimación frustrada. De inmediato y prácticamente en el pasillo “se rompe la bolsa, rescatan a la beba, le cortan el cordón, pero ya estaba muy desangrada porque cuando se expulsa todo junto, se produce como una transfusión al revés: el bebé pierde la sangre a través del cordón y de la placenta. La subieron al primer piso a la sala de recepción de recién nacidos, al lado de la de partos, le pusieron oxígeno, la limpiaron, le colocaron compresas porque estaba muy hipotérmica, pero falleció a los pocos minutos. Era una criatura de más o menos 24 semanas de gestación (seis meses), respiraba con mucha dificultad y no estaba preparada para un parto prematuro”, lamentó la directora del hospital.
 
Negación. A todo esto, la mujer fue increpada sobre lo ocurrido y “ella relata que no se había dado cuenta que estaba embarazada y que había hecho un esfuerzo, o algo así”, contó la profesional, que apuntó que la parturienta “tiene hijos, algunos de los cuales había dado en adopción. Por ello nos parece raro que no llevó a término su embarazo”. Si bien la autopsia a la beba será la que determine el motivo del fatal desenlace, en el efector se sospecha que se trataría de un aborto intencional porque “si la expulsión se da naturalmente, la bolsa se rompe y éste no es el caso”, apuntó Ontivero.
 
La Capital intentó sin éxito comunicarse ayer con el Ministerio Público de la Acusación de San Lorenzo, aunque trascendió que la mujer, que permanece internada en el mismo hospital, habría declarado ante el fiscal lo mismo que dijo a los médicos, negando no sólo el embarazo, sino el parto y cualquier tipo de maniobra por malograr el embarazo.
 

Comentarios