San Rafael
Domingo 26 de Abril de 2015

Disfrutaban en familia cuando misteriosamente se abrió la puerta y apareció un arma

El dueño de casa y sus hijos no podía creer cuando a mitad de la madrugada una mano sosteniendo un arma se posó sobre su puerta. El delincuente disparó.    

Estar descansando plácidamente, con la mente puesta en disfrutar de los hijos el domingo y en medio de la tranquilidad de la noche se escucha el ruido de la puerta que comienza a abrirse lentamente y se asoma una mano misteriosa con un arma de fuego entre los dedos, tranquilamente podría ser parte del guion de una película de suspenso, pero en esta ocasión la realidad superó a la ficción.
Esa situación es la que vivió una familia en la madrugada de este domingo en calle Pringles.
De acuerdo a la denuncia que fue radicada en la Comisaría octava de San Rafael, minutos después de las tres de la mañana, el dueño de casa, un hombre de 59 años, estaba junto a sus hijos  cuando los sorprendió una más que extraña situación.
Sin razón alguna una de las puertas comenzó a abrirse y al fijar la vista comprueban que no fue el viento o un ente tenebroso el causante de ese hecho, una mano se posó sobre el umbral pero no estaba sola, llevaba la compañía  de un arma de fuego.    
La reacción por parte del propietario no se hizo esperar y salieron a cortarle el paso al delincuente, en ese momento el asombro cambió de bando e inundó al ladrón que pensó que no había moros en la costa.
Como los planes habían cambiado radicalmente, el delincuente desechó sus intenciones de continuar con el atracó y emprendió la fuga de manera instantánea no sin antes realizar un disparo que por suerte no hirió a nadie.

Comentarios