Espectáculos
Domingo 27 de Noviembre de 2011

Disney Junior en Mendoza

Selva Florencia Manzur
uno_mendoza@diariouno.net.ar

Tres funciones llenas en dos días. Ese es el tipo de éxito que vive por estos días, y desde hace varios años, Diego Topa, quien ya visitó Mendoza con El show de Topa y quien ahora trae por primera vez La casa de Disney Junior.

Para los adultos resulta un misterio saber qué hacen estos personajes para fascinar a los chicos y provocar que se queden atónitos frente a la TV sin importar que esté pasando alrededor.

Esa es la magia del entretenimiento infantil, un terreno donde muchos fracasan, pero unos pocos logran trascender y transportar a los chicos a un mundo en el que se puede jugar aprendiendo. Y eso es lo rico de Topa y su simpática –y muy linda– compañera, Muni (interpretada por Mariana Seligmann), porque les enseñan a los chicos en un lenguaje de igual a igual y sin darles lecciones, sino mostrándoles cómo se hace y por qué.

Hoy y mañana estos personajes, acompañados por un grupo de amigos y bailarines, abren las puertas de su casa (ya que traen un set similar al que se ve en el programa) en el teatro Plaza, para el deleite de cientos de chicos, algunos que ni siquiera saben hablar, pero que mueren por verlos.

–¿Cómo es llevar La Casa de Disney Junior al teatro? ¿Cuáles son las diferencias con el programa?
–Es la primera vez que estamos haciendo este show en teatro. Vamos con Muni y un grupo de bailarines y amigos, que es la novedad. Ellos son Hugo, Gonzalo, Camilo, Daiana, Nina y Belén, quienes bailan, cantan y actúan con nosotros. Lo divertido es que llevamos la casita que se ve en la tele. Se van a encontrar con lo mismo que ven en el programa, vamos a cantar las canciones que ellos conocen, como La banda de la rima, Las cuatro estaciones y otras de esta temporada, como Las vocales o Mi amigo Fermín.

–¿Cuál es la clave para que durante el show los chicos se queden prendidos a sus asientos?
–Estamos muy comprometidos con el laburo y creo que es porque nosotros de verdad nos divertimos y jugamos. Cada vez que hacemos el show en la tele o el teatro hacemos un viaje mágico, como solemos decir. Realmente, somos verdaderos y honestos con lo que sentimos y hacemos. No hacemos de nenes que juegan, somos Topa y Muni jugando. Y la verdad que le perdemos el miedo al ridículo, nosotros nos mandamos, y esa es la clave. Somos honestos y creativos siempre. Y hacemos mucho humor, eso los papás lo agradecen mucho porque también se ríen.

–¿A qué atribuís el éxito que tiene el programa? ¿Qué hacen diferente?
–Lo que hacemos con Muni es muy fresco, con mucho humor, e incluimos a toda la familia en el código. No tratamos a los chicos hablando en diminutivos. Nos conectamos, jugamos y les enseñamos y entretenemos desde el juego, desde el hecho, no desde la palabra. No decimos ‘llegó el momento de lavarse los dientes’, sino que lo hacemos y lo mostramos.

–¿Las ideas son de ustedes o hay una mente detrás del show?
–El programa de tele es maravilloso, porque si bien hay un guión –trabajamos con el director Emiliano Larre– que decimos siempre que es el tercero, porque nos sacó lo mejor a Muni y a mí. Nos ayudó para potenciarnos. Eso se refleja en el escenario y en la televisión.

–¿De dónde surgen las ideas para irse renovando?
–Hay que hacerlo diferente, especiales, cada capítulo requiere de un estudio previo y están muy pensados, porque no están hechos sólo para entretener sino también para educar.

–¿Hace falta el contacto con los chicos para hacer un programa así?
–Tanto Emiliano Larre, el director, como Muni y yo tenemos muchos sobrinos y estamos a la orden del día con todos los chicos que caminan por la calle. Estamos en contacto 24 horas con ellos. Yo me contacto mucho con mis sobrinos, jugamos y bailamos mucho. Incluso, cuando estamos haciendo el programa, hacemos cosas que vemos en nuestros sobrinos o que aprendemos de ellos.

–En el teatro has homenajeado a referentes como María Elena Walsh y Pipo Pescador, ¿qué diferencias hay entre lo que hacían ellos y lo que se hace ahora?
–Hay muchas diferencias. Eso es algo en lo que me preocupo, porque esta es mi carrera y mi misión en la vida. Me preocupo por la esencia del nene. Busco transmitir eso en las canciones y las letras. Con El mundo de Topa escribí todo y siempre busco volver a lo cotidiano, a lo de vernos con los vecinos y jugar, no tanto al chat y las computadoras.

–¿Creés que tiene que volver esa simpleza a la vida de los chicos?
–Para mí el entretenimiento de los chicos tiene que volver a eso, a lo cotidiano. A mí me encantaba cuando era chico que todos mis amigos vinieran a tomar la leche a casa, el compartir, el ser generoso en todo lo que se hace, y por eso trato de recordar todo lo que me hacía feliz cuando era chico para poder buscar la manera de transmitirlo.

–¿Qué es lo más lindo que te dijo alguna vez un chico?
–Todo el tiempo me pasan cosas increíbles, nos siguen muchos más chicos que los que están en sus casas viendo el programa, hay muchos que la ven desde hospitales y eso nos emociona. Hay un chico que me dijo que soy su ángel de la guarda y otro que me ve en la calle y piensa que soy un Topa trucho porque el Topa de verdad es un dibujito o porque Topa vive en la televisión. No es fanatismo ni cholulismo, es puro amor lo que recibo y estoy muy agradecido de eso.

–¿Harías teatro o televisión para adultos?
–Estoy cómodo en este lugar, porque amo lo que hago, pero la gente también te va colocando en este lugar. Me da mucho orgullo que me digan que soy un referente infantil de esta nueva generación. Obviamente, que también me encanta entretener y sacar sonrisas. Creo que cuando sea un poco más grande algo que me encantaría hacer es una remake de Grande, Pa, que era un programa tan sano. Me gusta hacer entretenimiento para toda la familia.
 

La casa de Disney Junior
Con: Topa, Muni y amigos

Género: infantil.

Shows: hoy, a las 16 y 18.30, y mañana a las 11, en el teatro Plaza (Colón 27, Godoy Cruz).

Entrada: $90, $120 y $140.

Comentarios