Policiales
Viernes 15 de Abril de 2016

Dos alvearenses pasaron a la cárcel de San Rafael

Uno estaba detenido por el asalto con arma de fuego a un almacen. La segunda persona había recibido la excarcelación mientras continúa la causa en su contra por venta de drogas. Violó los términos de su liberación.

En las últimas 48 horas dos detenidos en Alvear pasaron a la cárcel de San Rafael.
Uno es un joven de 35 años que cayó por el asalto con arma de fuego a un almacenero y el juez de Instrucción alvearense calificó el caso como robo doblemente agravado y dispuso que continúe tras las rejas en la cárcel sanrafaelina.
En tanto el joven conocido como Tato, que residía en el barrio Los Ranqueles, también fue trasladado al penal pero en este caso por orden del juzgado Federal con asiento en San Rafael ya que estaba implicado en una causa por venta de estupefacientes.
Por asalto
En el caso de Luis Orellana, la policía de Investigaciones lo identificó como uno de los tres asaltantes que el martes por la noche irrumpió en el almacén La Pasada en Artola y Uspallata de ciudad y colocándole el revólver en la cabeza al almacenero, lo obligó a entregar lo que tenía. La banda se alzó con $4.700 y cigarrillos.
En principio la policía había caratulado la causa como robo agravado pero el conjuez Ignacio Olmedo fue un paso más allá y le endilgó robo doblemente agravado porque además de emplear un arma de fuego, uno de los cómplices, que también está identificado aunque no ha sido apresado todavía, es menor de edad.
Desde la unidad investigativa alvearense confirmaron que Orellana fue trasladado en la mañana de este viernes a la cárcel sanrafaelina.
No cumplió
La detención del Tato tiene otra historia que está vinculada a las drogas.
El joven había sido detenido por personal de Lucha Contra el Narcotráfico en 2015 por la venta de estupefacientes y después de permanecer alojado en el penal de San Rafael, el juez Federal le otorgó la excarcelación.
Entre las obligaciones que tenía el muchacho era la de presentarse cada mes “para firmar”, le dicen en la jerga policial”, para demostrar que cumple con las disposiciones impuestas por la justicia mientras sigue adelante el proceso. Sin embargo el Tato dejó de dar señales de vida violando los términos que lo mantenían en libertad.
Además a principio de año protagonizó un accidente vial, viajaba de acompañante en una camioneta que chocó a un móvil policial, pero el detalle trascendente apareció cuando revisaron el vehículo y la policía halló marihuana y cocaína.
Ante las faltas reiteradas el juez dictó la revocatoria y dio por terminado el beneficio de la excarcelación. El jueves personal de Lucha Contra el Narcotráfico lo aprehendió nuevamente y lo traslado a la cárcel de San Rafael.  
 

Comentarios