País
Miércoles 12 de Agosto de 2015

Dura crítica de la Iglesia: "La corrupción no sólo mata, también inunda"

La ciudad bonaerense de Salto es una de las más complicadas por las inundaciones, junto a los municipios de Luján, Mercedes y Arrecifes. La Parroquia de la Conversión de San Pablo es uno de los puntos donde se aloja un grupo de evacuados que debieron abandonar sus hogares por el desborde del río.
En ese lugar, el padre Domingo Pisoni coordina los esfuerzos para sobrellevar la crítica situación. "El agua sigue alta, más de 9 metros; está bajando pero muy lentamente, casi nada", describió, y confirmó que son más de 3.000 los afectados en toda la ciudad.
"Ha sido la inundación más grande que se ha contado acá en Salto. Un desborde total en muy pocos tiempo. En dos o tres días fueron casi 400 mm que ha llovido", contó esta mañana en declaraciones al programa Nadie Duerme por la La Once Diez.
Pisoni hace tres años que es párroco en Salto, pero conoce bien el lugar porque allí nació. Comparó el fenómeno con otro registrado en 1995, en Pergamino, donde también a pulmón ayudó a cientos de afectados. "Esto es un fenómeno tremendo, hay barrios enteros bajo el agua. Es una desolación ver lo que sucede con la gente; el agua les llevó todo", lamentó.
Para él, la falta de inversión de las autoridades provinciales y nacionales fue nula en los últimos años. "La obra para la cuenca del Salado hace años que está presupuestada, pero bueno... La corrupción no solo mata, también inunda", sentenció.
"La gente se queda por obras que no se hacen. En la provincia de Buenos Aires estas inundaciones pasan por obras prometidas y no cumplidas", dijo y recordó que a pesar del sinfín de promesas que escucharon los vecinos, "así como no tenemos memoria de una inundación como esta, no tenemos memoria de que se haya realizado una obra".
El sacerdote apuntó contra "todos los políticos" por engañar a la gente. "Dicen que hacen obras pero es totalmente mentira. Lamentablemente les creemos cuando nos dicen eso en nuestras propias narices".
Para el cura, "hay muchos factores que influyen" y uno de ellos es el temor a perder los planes sociales. "Los subsidios, tienen miedo de perder los subsidios. A veces el pobre no tiene otra alternativa y termina votando a los mismos políticos", lamentó.
Pisoni ha pasado por muchas inundaciones y ha visto de todo. Y esta no es la excepción. El padre aseguró que es indignante ver cómo los políticos se aprovechan de la situación al punto de repartir remeras con insignias partidarias entre los socorristas que ayudan a sacar a la gente del agua.
El cura lamentó que para algunas cosas el dinero aparezca rápido y para otras no. "Uno en la vida tiene que tener prioridades; si bien el fútbol a la gente le gusta, no se puede invertir 8 mil millones de pesos en Fútbol para Todos mientras la gente pierde la casa o la vida". "Aporta más voto el Fútbol para Todos que hacer un par de alcantarillas", se indignó.
Según pudo confirmar el cuerpo de Bomberos del municipio, hay entre 3000 y 4000 autoevacuados. "Nosotros evacuamos 700 personas, pero son miles los que lo hicieron por sus propios medios", dijo un bombero a este diario.
 

Comentarios