Deportes
Lunes 06 de Febrero de 2017

Dura revelación: el mejor árbitro de rugby dejó perplejos a todos

El galés Nigel Owens, quien dirigió la final de la Copa del Mundo 2015, expresó en una entrevista haber pedido ser "castrado químicamente" cuando se dio cuenta que era gay.

El árbitro de la final de la Copa del Mundo de Rugby de 2015, Nigel Owens, reveló a la BBC haber pedido ser "castrado químicamente" cuando se dio cuenta de que era homosexual. El galés, que anunció su inclinación en 2007, fue el primer árbitro en confesar su homosexualidad, aunque aceptarlo fue complicado para él.

"Yo no quería ser gay, pedí a mi doctor que me castrara químicamente", confesó el árbitro de 45 años, que está considerado entre los mejores del mundo. Además, reveló que cayó enfermo, llegando a sufrir bulimia.

"Arbitrar una final de la Copa del mundo entre Australia y Nueva Zelanda, ante 85 mil personas en el estadio y millones de telespectadores, te mete muchísima presión. Pero, a pesar de eso, no es nada comparado con el hecho de aceptarme a mí mismo, tal como soy", explicó el árbitro.

"Conseguir que aceptara lo que era me salvó la vida", prosiguió Owens, quien participó en los Mundiales de 2007, 2011 y 2015.

Owens relató que intentó suicidarse mezclando whisky con paracetamol. "Si no estás contento con lo que eres, no te convertirás en la mejor versión de ti mismo ni destacarás en lo que haces. No apreciarás la vida", aseguró el galés, que pasó cinco días en el hospital tras la tentativa de suicidio.

Comentarios