Economía
Sábado 03 de Junio de 2017

El único brote verde a la vista es el de la construcción

Los próximos podrían ser el consumo, la metalmecánica y las empresas del polo tecnológico. Perspectivas anuales. Seguirán rezagados la agroindustria y todo el sector ligado a las exportaciones. Especialistas exponen las razones.

Hasta ahora, el único brote verde a la vista, que asoma en la actividad económica de Mendoza es el de la construcción.

Según cifras oficiales y el análisis de sus referentes, ese rubro se reactivó en los últimos meses de la mano de la obra pública, primero, y de la inversión privada a continuación. El dato es muy alentador porque este sector es un amplio dinamizador de otros rubros de la economía, ya que mejora el empleo y porque reactiva varios sectores ligados a la construcción, oficios y profesiones, y comercios.

Las cifras del INDEC que se conocieron en la semana indican que en abril la construcción creció 10,5% en relación con el mismo mes de 2016.

En sintonía, el presidente de la Cámara Argentina de la Construcción regional Mendoza, Jorge Sanchís, manifestó que en Mendoza se reactivó primero la obra pública y que luego comenzó el movimiento en el sector privado. "Lo que más se está viendo es la construcción de vivienda en pequeños edificios, tipo dúplex. Para esto ha sido clave la mayor oferta de crédito hipotecario. También están apareciendo inversiones en el sector de las bodegas y de las industrias en general", puntualizó el dirigente empresario.

No obstante, fuera de la construcción no hay signos de crecimiento en el corto plazo. Siguiendo con la metáfora de los brotes que instaló el propio gobierno de Mauricio Macri, hay semillas que se han sembrado en otros sectores, pero hasta ahora no hay señales de crecimiento.

En Mendoza, la apuesta de crecimiento puede venir por el lado de la metalmecánica, según el análisis del economista y rector de la Universidad Champagnat, Raúl Mercau, o el consumo, según el pronóstico de su par de la fundación Ideal, Pablo Salvador.

Para Mercau, el sector metalmecánico es la oportunidad de embarcarse en el camino del crecimiento. Tiene un gran potencial, ya que puede expandirse.

Los otros sectores fuertes de la economía como la vitivinicultura y la agroindustria, que están fuertemente ligados a las exportaciones, estarán complicados por la combinación de un tipo de cambio bajo y las turbulencias políticas externas, sobre todo las que llegan desde Brasil, uno de los principales socios comerciales de Mendoza, según el especialista.

El consumo podría ser otro gran dinamizador de la economía porque tiene un peso decisivo en el producto geográfico bruto –representa el 30% del total– pero, a criterio de Mercau, seguirá frenado porque la inflación atenta contra el incremento del gasto en las familias.

Según los pronósticos, la inflación debería disminuir su ritmo de ascenso en los próximos meses, pero no lo suficiente para que esto represente más acceso al consumo.

En cambio, para Salvador, el consumo y su factor dinamizador podría ser el segundo brote verde que podría alumbrar Mendoza a partir del comienzo de este segundo semestre. Para el economista de la fundación Ideal, "la reapertura de paritarias acomodaría los salarios dando más poder real a las familias, lo que se va a traducir automáticamente en más consumo".

El tercer brote verde que debería repuntar son las inversiones –según Salvador– porque "hasta ahora se anunció que habría lluvia de inversiones, pero la gran mayoría no se ha concretado".

"Esto sería un aporte genuino que traería crecimiento estable en el largo plazo", puntualizó.

Según la Agencia Nacional de Inversiones, sólo se ha concretado el 5% de las inversiones anunciadas desde diciembre de 2015 a la fecha. Este es un porcentaje muy bajo.

En deuda
El sector petrolero también viene depreciado en Mendoza. Si bien la provincial tiene un gran historial hidrocarburífero, la caída en la producción y el descenso del precio internacional del crudo no abren buenas perspectivas para el sector.

El turismo es un puntal clave para Mendoza, pero el movimiento a nivel nacional no está en sus mejores épocas y el turismo de extranjeros tampoco, como consecuencia de un tipo de cambio poco conveniente para los turistas foráneos. "Somos caros como destino en comparación con otros países y esto al mismo tiempo, promueve la salida de argentinos al exterior porque perciben que el dólar es conveniente para viajar", explicó Salvador.

El ranking de los rubros

  1. Construcción En Mendoza, desde fines del año pasado –un poco antes que a nivel nacional–, comenzó a reactivarse la obra pública. A continuación sucedió lo mismo con la obra privada, aunque en pequeña escala. 10,5% creció esta actividad. 6,7% mejoró el empleo
  2. El consumo. Con la reapertura de paritarias se recuperará el poder real del salario y esto podría mejorar el consumo, que viene en caída.
  3. Las inversiones. La lluvia que prometió el Gobierno nacional aún no se siente. Según la Agencia Nacional de Inversiones sólo se concretó el 5% de lo anunciado.
  4. La metalmecánica. Es un sector con posibilidades de expansión que está atado a la reactivación de la agroindustria.
  5. El sector TIC. Las empresas dedicadas a los desarrollos tecnológicos son la gran esperanza de ampliación de la matriz productiva hacia sectores con expansión en el exterior.