Economía
Domingo 06 de Agosto de 2017

Informática: la eliminación de aranceles dio flojos resultados

Se quitó la carga impositiva hace 4 meses para notebooks, tablets y all in one (todo en uno) pero los precios bajaron poco. Las ventas crecieron menos de lo que se esperaba porque Chile sigue siendo más barato. Masivo cierre de fábricas

La quita de aranceles a las computadoras fue una decisión del Gobierno nacional que trajo más malas noticias que buenas, porque los precios no bajaron lo necesario para incrementar las ventas y, en paralelo, cerraron las fábricas que ensamblaban estas tecnologías.

A tres meses de esa medida, sólo queda una empresa abierta en todo el país, según consignó hace pocos días el diario porteño El Cronista.

Y Mendoza tiene la singularidad de ubicarse al lado de Chile, donde los precios siguen siendo más baratos, pese al abaratamiento provocado por la eliminación de aranceles.

Cuadro de situación
El medidor de ventas en los comercios que venden tablets, notebooks y computadoras no se movió significativamente.

Los precios tampoco bajaron lo necesario como para que el público opte por comprar acá y no del otro lado de la cordillera de los Andes.

En una recorrida que hizo Diario UNO, advirtió de que muchos precios bajaron, es cierto, pero por debajo del 20%, en términos generales, con respecto a los precios de marzo de este año. Y la quita de retenciones fue del 35%.

comparacion precios 2 .jpg


Uno podría decir que de abril a la fecha hubo inflación. También es cierto. Pero aun así las rebajas en los precios no fueron proporcionales a la quita de retenciones.

Eso explica, en parte, que no hayan subido las transacciones comerciales en los niveles que se especularon originalmente.

Los vendedores que hablaron con UNO pidieron no ser identificados porque son de grandes cadenas, en general propensas a no brindar información.

En términos generales los vendedores coincidieron en off que los precios bajaron, pero no al ritmo que deberían.

comparacion precios.jpg

Un empleado del comercio más pequeño que consultó este medio, que es un local que se dedica a la venta de accesorios de telefonía, explicó que compraron tablets antes de abril y competidores suyos lo hicieron después de esa fecha.

"Nosotros tenemos una tablet, por ejemplo, a $1.900 y ellos a $1.500 o $1.600. La compraron más barata, no hay dudas. Pero te das cuenta de que no es 35% más barato el precio al que la venden, es 25%. Y en otros casos la diferencia es menos", dijo el vendedor.