San Rafael
Domingo 06 de Noviembre de 2011

El aborto, a favor y en contra

Las voces de los que aprueban la despenalización de esta práctica y las de aquellos que quieren frenar la norma. Hablan dos mujeres, el padre José Álvarez y el pastor Víctor Doroschuk  

Esta semana en la Comisión de Legislación Penal se trató un proyecto de ley para despenalizar el aborto en la Argentina.

El dictamen de aprobación no prosperó porque sólo se juntaron seis de las ocho firmas necesarias para su tratamiento en el recinto.

El tema provocó una vez más la división de opiniones en el seno de la sociedad y se instauró la polémica entre aquellos que están favor de la ley y los que están en contra de la misma.

María Luján Piñeyro y Patricia Galván, que participan en el espacio Encuentro Militante, brindaron sus argumentos, en forma personal, para que se despenalice el aborto en la Argentina.

Ellas señalaron que “debe haber igualdad de oportunidades para que una mujer pueda practicarse una intervención abortiva durante las primeras doce semanas de gestación cuando todavía, científicamente, se habla de embrión”.

Según Galván, que trabaja en el servicio de Neonatología del hospital Schestakow, “la sociedad se tiene que quitar la máscara porque la práctica abortiva se realiza en todos los estratos sociales y los que más recursos tienen aprovechan esa condición para tener intervenciones seguras, en cambio los más pobres no tienen esa posibilidad y caen en manos inescrupulosas o se autoagreden”.

Por su parte Piñeyro opinó que “el Estado debe garantizar políticas públicas para toda la sociedad sin tener en cuenta si son católicos, evangélicos, musulmanes, judíos o ateos”.

De esta forma, según ella, “se va a generar igualdad de oportunidades para todos y se ampliará el derecho de ciudadanía que tenemos”.

Ambas están en contra del argumento que señala que “la despenalización va a aumentar la cantidad de abortos” porque “ninguna mujer lo va a pensar de antemano y si lo hace tiene que tener el derecho de recibir asistencia del Estado para no hacerlo clandestinamente”.

En San Rafael este año se han producido, según las estadísticas oficiales elaboradas por el hospital público, 127 abortos en el área de ginecología y 39 intervenciones quirúrgicas a mujeres con más de 12 semanas de gestación.

Estas cifras para Galván demuestran que “en el área de ginecología se realizan las operaciones de aquellas mujeres que han tenido intervenciones clandestinas y no superan las 12 semanas de gestación”.

Para la profesional, “esta realidad hay que cambiarla y garantizar desde el Estado este tipo de intervenciones, en definitiva es la persona quien decide si se hace el aborto o no”.

Padre José Antonio Álvarez

El religioso es el vocero del Obispado de San Rafael y una voz respetada en el seno de la Iglesia Católica.

El padre señaló a UNO de San Rafael que “esta discusión se abrió en diputados con el apoyo de un minúsculo grupo que fue fogoneado por los medios de comunicación masivos”.

Para Álvarez “el tema no prosperó porque quedó demostrado que la mayoría de la gente y los legisladores no aceptan la propuesta”.

Para la Iglesia Católica y sus postulados “la vida comienza desde el primer día de gestación y un aborto es un homicidio”.

Desde este punto de vista el sacerdote señaló que “no se puede escapar de la realidad matando a una persona, porque el aborto es no asumir una responsabilidad” y agregó que “se debe trabajar en la contención de las personas que sin quererlo quedaron embarazadas y no justificar con la muerte la existencia de una nueva vida”.

Pastor Víctor Doroschuk

Desde la Iglesia Evangélica, el pastor Doroschuk fue tajante y tildó la práctica del aborto como un asesinato.

“Nosotros –dijo– creemos que la vida comienza con la concepción y el ser humano no tiene soberanía para decidir cuándo cortarle la vida a otro semejante, sólo Dios tiene la posibilidad de dar vida”.

Doroschuk aceptó debatir algunas situaciones como “malformaciones en el feto que le pueden quitar la vida al niño o la madre”.

También invitó al ser humano a asumir con responsabilidad las relaciones sexuales y no descartó el preservativo como anticonceptivo.
 

Comentarios