Más noticias
Jueves 12 de Febrero de 2015

El capitán Schettino, condenado a 16 años de prisión por el naufragio del crucero

Tragedia del Costa Concordia. Una corte italiana lo halló culpable del siniestro que costó la vida de 32 personas el 13 de enero de 2012 frente a las costas de Giglio.

Una corte italiana halló al capitán del accidentado crucero Costa Concordia culpable de homicidio sin premeditación y lo condenó ayer a 16 años y un mes de cárcel por el desastre que costó la vida de 32 personas.

En su última presentación ante la corte que juzga el caso en la ciudad italiana de Grosseto, Francesco Schettino, de 54 años, había dicho que era un chivo expiatorio del desastre.

El crucero que comandaba se salió de la ruta establecida el 13 de enero de 2012 para ofrecer a los pasajeros una mejor vista de la isla de Giglio, pero chocó contra unas rocas sumergidas y se hundió parcialmente. A bordo iban 4.229 personas.

El capitán, de 54 años, que es el único acusado en el caso, insistió en que ha sido tomado como chivo expiatorio y que se ha ignorado la responsabilidad de otros miembros de la tripulación y de los dueños del barco, Costa Crociere.

Schettino dijo que fue expuesto a una "picadora de carne" mediática que distorsionó su papel en el desastre y que "se puso la entera responsabilidad de este incidente sobre mí, sin ningún respeto por la verdad".

El ex capitán del Costa Concordia no estuvo presente durante la lectura del veredicto. Había sido acusado de homicidio sin premeditación, causar un naufragio y abandonar la nave.

Los investigadores criticaron severamente su manejo del desastre, acusándolo de llevar al barco de 290 metros de largo demasiado cerca de la costa cuando chocó contra unas rocas frente a la isla toscana de Giglio.

El accidente provocó una caótica operación nocturna de evacuación de los más de 4.000 pasajeros y tripulación.

Schettino también fue acusado de demorar la evacuación y perder el control de la operación durante la que abandonó el barco antes de que todos los 4.200 pasajeros y tripulación fueran rescatados.

Los fiscales habían pedido una sentencia de 26 años de cárcel para Schettino, quien admitió parte de la responsabilidad como capitán del barco pero rechaza culpabilidad en las muertes que ocurrieron durante la evacuación.

Schettino fue dejado solo en el banquillo para responder por el desastre, ya que los dueños del barco, Costa Cruises, una unidad de Carnival Corp, pagaron una multa de un millón de euros (1,1 millón de dólares) en un acuerdo extrajudicial y la fiscalía aceptó negociaciones con cinco oficiales del barco.

Un pedido de Schettino para negociar un acuerdo por la reducción de los cargos fue rechazado. La defensa de Schettino argumentó que el capitán evitó un desastre mayor al llevar el barco más cerca de la isla mientras se hundía. Dijeron además que la sentencia que buscaban los fiscales es incluso mayor que las pedidas para asesinos de la mafia.

Sin embargo, no se sabe cuándo irá a la cárcel debido al largo proceso de apelaciones de Italia, que puede tomar años.

Una grabación de audio de un guardia costero gritándole a Schettino durante una conversación telefónica que regresara al barco fue divulgada en internet volviéndose viral y la frase "¡Vuelva a bordo, carajo!" ("¡Vada a bordo, cazzo!") llegó a imprimirse hasta en camisetas y almohadas.

 

Descargo. "Me siento EM_DASHy quizás esto no se haya entendidoEM_DASH como si el 13 de enero de 2012 yo también hubiese muerto un poco", aseguró Schettino durante el alegato que pronunció el lunes pasado ante los jueces.

El crucero que comandaba se salió de la ruta establecida el 13 de enero de 2012 para ofrecer a los pasajeros una mejor vista de la isla de Giglio, pero chocó contra unas rocas y se hundió parcialmente. Murieron 32 de las 4.229 personas que iban a bordo.

El capitán, de 54 años, que es el único acusado en el caso, insistió en que ha sido tomado como chivo expiatorio y que se ha ignorado la responsabilidad de otros miembros de la tripulación y de los dueños del barco, Costa Crociere.

También se quejó de la difamación de la que a su criterio ha sido víctima en los medios, "con un nivel de violencia que es difícil de entender si uno no está expuesto a ello".

"Esto, conjugado con la tristeza por lo que ocurrió, hace difícil llamar vida a lo que vengo pasando", dijo Schettino.

Schettino ha sido muy criticado por abandonar el barco antes de que todos los pasajeros fuesen evacuados. El alega que resbaló sin querer hasta un bote salvavidas y que ayudó con las tareas de rescate desde tierra.

 

Comentarios